Con una misa y la presentación de una revista cultural, la embajada de El Salvador celebró en Nicaragua una vigilia en homenaje a la canonización de monseñor Óscar Arnulfo Romero, que se realizará este domingo en el Vaticano.

La hermandad salvadoreña y nicaragüense se hizo sentir en los asistentes que destacaron el legado de amor a cristo y la valentía de monseñor Romero, que consideraba que el concepto paz, no era posible sin un marco de justicia social.

Con esta canonización, trasciende la frontera y deja de ser de El Salvador y hoy es de todos; su legado es por todo lo que hizo, al acompañar y defender al pueblo de El Salvador en momentos difíciles, animarlo y guiarlo en la lucha por defender la vida y la dignidad de las personas.

Durante la homilía, que se realizó en la embajada de El Salvador en Managua, el padre David López, expresó que los santos tienen como finalidad en la liturgia, en animarlos y motivarlos para buscar esa experiencia de vida.

"La iglesia celebra y pone en los altares hombres y mujeres de carne y hueso, para motivar al resto que peregrina en el mundo, que no nos podemos dejar vencer por el enemigo; y hoy Monseñor Romero se une al grupo de los santos, para motivarnos y animarnos y reconocer que si podemos cambiar, valorar la vida, actuar con valentía en lo que es justo, agradable, y que es bueno para Dios y que nos edifica, acerca y nos hace ver al otro como hermanos y vencer aquellos que nos obstaculizan y crear puentes, lazos que permitan vencer cualquier obstáculo".

Recordó que la esperanza en Romero estaba en Cristo y no en los hombres.

El embajador de El Salvador en Nicaragua, Carlos Ascencio Jirón, señaló que "Romero era opositor a cualquier intervención o injerencia extranjera, que lo único que trae es injusticia, opresión, violencia y sufrimiento para los pueblos".

Entre los invitados, estuvieron presentes el canciller de Nicaragua, Dennis Moncada; la vicecanciller, Arleth Marenco, el embajador de Cuba en Nicaragua, Juan Carlos Hernández Padrón, el embajador de Venezuela Javier Arrúe; Enrique Mejía, primer secretario de la embajada de Honduras; Antonia Vasconcelos, presidenta de la Asociación de Salvadoreños en el exterior y amigos y amigas de las comunidades eclesiales de bases.

Al realizar el ofertorio, pidieron a Dios que en los corazones esté presente el legado de monseñor Romero y que al ver su imagen en cualquier lugar, traer a nuestro pensamientos los valores que el puso en práctica, el amor profundo a su prójimo, el amor por los pobres, el amor a los desamparados, siendo una figura de mucha fuerza reconciliadora.

El Embajador de Cuba, Juan Hernandez Padrón, expresó con mucha alegría que tenemos un santo en nuestra región "y se ha hecho justicia, en defensa de lo que significó el padre Romero, al ser defensor de las causas nobles y justas de nuestramérica, de ser la voz de los desposeídos nos llena de orgullo y admiración".

"Monseñor es San Romero de América, de todos los pueblos de América Latina y el Caribe, de todos los que luchamos por la justicia, paz y solidaridad. Su testimonio fue extraordinario y lo mataron por defender a los más débiles, por eso es una alegría compartir este orgullo de tener un hombre de la talla de Romero, que se olvidó de si mismo, para ayudar a los demás", dijo el embajador de Venezuela, Javier Arrúe.

El padre Antonio Castro, recordó que la iglesia reconoce, legítima y le da un carácter sagrado a la canonización. La primera etapa es siervo de Dios, cuando lo presentan como candidato, beato y luego canonización.

Explicó que para ser declarado santo,la iglesia exige 3 milagros comprobados científicamente, cuando es el caso de un martirio, no pide ningún milagro, simplemente el hecho de haber entregado su vida por la causa del reino que es la causa de los desposeído, la Iglesia lo declara santo y lo pone como un modelo a seguir.

Castro recordó que los nicaragüenses debemos seguir ese legado de paz, amor y justicia.

"La paz es un continuo quehacer todos los días, cuando hay justicia, derecho, vivienda, salud y educación para todos, eso es signo de paz y esa es la lucha que defendió Monseñor Romero y por eso lo llevaron al martirio", finalizó.

vigilia

vigilia

vigilia

vigilia

vigilia

vigilia

vigilia

vigilia

vigilia

vigilia

vigilia

vigilia

vigilia

vigilia

vigilia

vigilia