Declaraciones de Rosario Vicepresidenta de Nicaragua después de la Caminata por la Paz, honrando el Legado de Monseñor Oscar Arnulfo Romero. 13 de Octubre del 2018:

Buenas tardes. Cómo vibra el Amor en esta Calle, el Amor a Dios sobre todas las cosas, y el Amor al Prójimo, el Amor al Hermano, a la Hermana, como a [email protected] [email protected] Principio Cristiano !

Aquí estamos, pidiéndole como cada día, a Cristo Jesús, a Dios Nuestro Señor, a San Romero de América, que nos siga uniendo en Fuerza y en Amor, para que sigamos construyendo la Paz.

En medio de todos los desafíos, en medio de sentimientos complejos, contradictorios, llamarse a la Paz, al Amor, al Encuentro, a la Reconciliación, és una Proeza cuando por otro lado hay grupos que llaman a la destrucción, que llaman a la discordia, que no llaman a la Paz ni al Cariño. Personas, como decía el Comandante Daniel, con Corazón de piedra, con Corazón duro. Desgraciadamente, Personas que no han logrado sanar su Corazón y que más bien, cada día se llenan de más odio y ese no és un Sentimiento Cristiano, no és un Sentimiento Religioso.

Y cuando veo, u oigo, o leo Declaraciones de estas Personas invocando incluso a Líderes Religiosos, digo yo, no puede haber conexión entre un Pastor y una Persona que se manifiesta llena de odio y que no busca el Bien para Nicaragua, que busca la destrucción, como han propiciado destrucción a lo largo de los siglos, y este año también.

Pero bueno, tenemos que llenarnos de mucha Paciencia, tenemos que llenarnos el Corazón del Espíritu de Cristo, que fue capaz en todo momento de perdonar a quienes le ofendían y a quienes incluso le llevaron a la Cruz, a la Crucifixión.

Ese Perdón, esa Capacidad Espiritual profunda, del Alma de un Ser Evolucionado, Cristo el Hijo de Dios... Tenemos que pedirle cada día que nos llene a [email protected], para ser capaces en medio de esa Batalla, que yo personalmente pienso que és una Batalla entre el Bien y el Mal, en medio de esa Batalla, que no nos ceguemos, que tengamos la Paciencia decía, Divina Paciencia, Sagrada Paciencia, para seguir pregonando Amor, Encuentro, Reconciliación, Perdón, entre [email protected], como claves para la Paz y la Convivencia Armoniosa en nuestra Nicaragua.

Aquí nacimos [email protected], aquí vivimos [email protected], aquí compartimos esta Tierra llena de Cultura, y además una Cultura Cristiana que promueve Valores, que promueve Respeto en la Familia, que promueve formas tradicionales de Familia, Hombre-Mujer, y que promueve Amor a la Vida, que nazcan [email protected] Niñ@s; esa Cultura nuestra que nos defiende, que nos salva, también nos inspira todos los días para mantenernos en el Buen Rumbo... Inspiración de Dios !

Todo lo que hemos vivido a través de la Historia nos ha llenado de Fortaleza y sabemos no sólo entender adonde está la Ruta de Victorias Espirituales y adonde está el sentimiento pernicioso, la maldad, la perversidad. Y nunca copiarla ! Porque no se trata de imitar el Mal. Se trata de verlo y aprender a continuar haciendo el Bien, porque, precisamente como Pueblo Cristiano y como Pueblo de Dios és el Bien el que estamos no sólo obligados, esa palabra a mí no me gusta, no és una obligación, sino el que debemos promover todos los días.

És un Día de Celebración de la Vida y los Valores de Monseñor Romero... Tanto que nos habló del Verdadero Cristianismo ! Tanto que nos habló de los Derechos del Pueblo ! Tanto que nos habló de la Justicia ! Tanto que nos dijo ! Tanto que nos dejó...!

Aquí, cuánto años después, casi son 38 Años después de su Martirio, como él mismo dijo, ha resucitado en todos los Pueblos que luchan y en todos los Pueblos que reconocen Derechos, sobre todo que reconocemos nuestra Capacidad y nuestros Dones para ir Adelante en Amor, Fé y Esperanza !

Así que, en esta Nicaragua de [email protected], en esta Nicaragua que queremos [email protected] de Bien Común, ha ido afianzándose, afirmándose, gracias a Dios, de Su Mano, para Su Gloria, la Paz, la Seguridad, la Tranquilidad, y todo lo que representa la posibilidad de ejercer el Derecho a Trabajar, a Estudiar, a atenderse la Salud, y a Emprender, Trabajar y Prosperar en nuestra Nicaragua !

No nos cansamos de darle gracias a Dios todos los días por todo lo que hemos podido restaurar y recuperar. Y no nos cansamos de pedirle que nos siga dando Fortaleza, Fuerza, para continuar librando todas las Batallas, y como dice nuestro Pueblo, en Nombre Suyo, en Nombre de Dios !

Son Batallas que se libran en Nombre de Dios, porque Nicaragua, como Pueblo de Dios, como Pueblo de Fé, como Pueblo de Esperanza, está lleno, no sólo de la Voluntad o el Compromiso, sino del Afán de Vivir [email protected], de vernos con Amor al Prójimo, de cumplir [email protected] los Diez Mandamientos de la Ley de Dios.

Esos Diez Mandamientos que si el Mundo entero los cumpliera, no habría guerras, no habría conflictos, no habría problemas... Llamarnos a cumplirlos en nuestras Vidas Personales, en nuestros Hogares, en nuestra Familia, en la Comunidad, e irnos promoviendo cada día más como Mejores Seres Humanos, como [email protected] [email protected] y, trabajar [email protected], saber trabajar [email protected], compartiendo !

La Patria la compartimos [email protected], y aquí [email protected] [email protected], [email protected] Pr[email protected], todas las Mujeres, Hombres, Jóvenes, que de Sol a Sol trabajan y se empeñan en un Futuro Mejor, estudiando, trabajando, empeñ[email protected] en un Futuro Mejor, damos gracias a Dios todos los días porque somos su Pueblo y porque Vamos Adelante. Porque tenemos esa Fuerza de nuestras Oraciones de hacernos cada vez más capaces de lidiar con Paciencia y Sabiduría. Es decir, con la Voluntad y el Compromiso de aprender con Paciencia y Sabiduría en todas las dificultades, asumiendo los desafíos, los retos, y reuniéndonos en el Hogar, en la Familia, en la Comunidad a platicar, a dialogar para reencontrarnos y ser cada vez más potentes y cada vez más Ejemplo de Dignidad, de capacidad de Amar y de capacidad de crear Paz todos los días. Muchas gracias, Compañ[email protected]