El embajador de la República China (Taiwán) Sr. Jaime Chin Mu Wu presentó este jueves al Instituto Nicaragüense de la Pesca (INPESCA) el proyecto destinado a fomentar la siembra de peces en el Atlántico y el Pacífico de Nicaragua.

Este proyecto forma parte del paquete solidario que esa nación asiática presentó al Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional este 8 de octubre.

El proyecto que impulsará Taiwán en el Caribe Norte lo delineó el diplomático al presidente ejecutivo de INPESCA compañero Edward Jackson, quien aseguró que ese tipo de proyectos destinado a sembrar el róbalo es la primera vez que se ejecutará en Centroamérica.

El proyecto incluye uso de tecnología satelital para hacer un mejor monitoreo de los recursos pesqueros y “hoy estamos muy contentos de estar aquí para hacer la presentación oficial del proyecto de Maricultura en Nicaragua”.

Dijo que INPESCA pronto va a tener la infraestructura terminada y aseguró que el gerente del proyecto ingeniero Enrique Hsinch cuenta con una gran experiencia en la Maricultura en países como El Salvador y Guatemala.

Presentación del proyecto taiwanés

Hsinch quien previamente tuvo una sesión de trabajos con técnicos y especialistas de INPESCA presentó los objetivos del apoyo que está prestando esa nación asiática a Nicaragua.

Dijo el gerente que el proyecto consta de dos etapas, la primera es sobre lo que se ejecutará en la Costa Caribe Sur con el cultivo del pez róbalo. La segunda etapa será en el departamento de Chinandega en el océano Pacífico donde se cultivará otras especies de peces.

El período de ejecución de estos proyectos será desde octubre del 2018 hasta junio del año 2020 en lo que compete a la primera fase del proyecto con INPESCA como la institución ejecutora y la misión técnica de Taiwán.

Dentro de las actividades importantes que se iniciarán está asistir al desarrollo para la producción del pez róbalo blanco en el Centro de Desarrollo Tecnológico Comunitario de Laguna de Perlas. Este centro lo que está construyendo INPESCA.

Explicó que en ese proyecto se trabajará con 10 estanques “donde vamos a capturar reproductores de la especie róbalo blanco para sembrar y vamos a alimentarlos con concentrados y nutritivos y cada mes se irá haciendo chequeos de los reproductores”.

A esta especie se les dará de comer alimentos vivos como micro algas pare crecer y mejorar la supervivencia. Al mismo tiempo se van a capturar reproductores para sembrarlos en jaulas y separarán diferentes grupos de la especie para que tengan un crecimiento más eficiente.

Este trabajo también conllevará la capacitación de pescadores de diferentes cooperativas del Atlántico para que cultiven el pez pargo. En total los protagonistas que participarán serán de tres cooperativas de pescadores que cada una trabajará con cuatro jaulas.

El especialista acompañó su presentación con una serie de fotografías sobre la forma cómo se trabajará en la cosecha de peces, incluyendo las jaulas y donde se pondrá en práctica los casi 50 años de experiencia que tiene Taiwán en la Maricultura con especialista de su país que llegarán a Nicaragua.

Las jaulas para capturar las especies en el Atlántico serán de 6 por 6 metros, por 3 metros de profundidad. En cada jaula se sembrarán 4 mil peces. Las jaulas para capturar róbalo en el Caribe son más pequeñas.

Se desarrollarán dos capacitaciones para las cooperativas del oceánico Pacífico sobre la forma cómo cultivar el pargo, dijo el gerente del proyecto.

Estimó el especialista que el cultivo del pargo llevaría un tiempo de entre ocho a diez meses para aumentar el tamaño de cada pez a una libra y también con el róbalo ocuparía ocho meses. Ese crecimiento requiere de muchas proteínas.

Características del proyecto

El titular de INPESCA compañero Edward Jackson, dijo que el laboratorio para la especie róbalo que Taiwán “nos está colaborando es un laboratorio único en Centroamérica, mientras que en el cultivo del pargo hay experiencias en el Pacífico”.

Dijo que proyectos como estos van enfocados a desarrollar capacidades de las cooperativas, también a la parte de la seguridad alimentaria, la comercialización y la repoblación de especies.

En el caso del róbalo según el monitoreo que lleva INPESCA la producción de esa especie viene en descenso, “entonces con este proyecto y parte de lo que vamos a producir se va a regresar al medio silvestre a la laguna (de Perlas) para la repoblación de la especie”.