Suárez, manifestó que al ser los Estados Unidos el mayor consumidor de drogas del mundo, inevitablemente debe ser más beligerante en su combate y no dejar que los muertos los sigan poniendo los países centroamericanos y México.

“Por eso se ha hablado de la responsabilidad compartida. Que los Estados Unidos exijan el combate a la droga aquí (en Centroamérica), pero que igualmente ellos la combatan”, afirmó.

“Ellos tienen que dar recursos (para enfrentarla) pero también tiene que combatir la droga”, explicó.

El diputado recordó que se habla que Centroamérica y México es el corredor de la droga hacia Estados Unidos, pero que no se habla de quienes son los que la decepcionan y distribuyen a lo interno de ese país.

En este sentido dijo que el diálogo de los Estados Unidos con el resto de los países afectados por el narcotráfico es sumamente importante y urgente, ya que sentará las bases de una estrategia más efectiva.

No obstante, recalcó que al ser un problema global, los países que sirven de tránsito a la droga “deben de contar con la cooperación de los países ricos para el combate efectivo” al narcotráfico.