Una vez más la familia sandinista se reunió en la rotonda Jean Paul Genie para enrumbarse hacia el centro de la ciudad y ratificar su compromiso por la defensa de la paz, la justicia y el ser protagonistas del resurgir de una nación que quiere trabajar por el bien común.

El rojinegro y el azul y blanco imperaron en el recorrido de más de seis kilómetros donde se aprecia un mar humano integrado por mujeres, hombres, jóvenes, adultos mayores y niños, los que aman la paz y no quieren más violencia.

Susana Rostrán, pobladora del barrio Camilo Zapata, expresó que no ha faltado a ninguna de las caminatas porque es un compromiso moral y revolucionario defender la paz para sus hijos y las futuras generaciones de nicaragüenses.

Al sonar de la música, los caminantes cantaban, aplaudían y demostraban su entusiasmo al ver cómo la normalidad y la tranquilidad han retornado al país.

Cada día somos más los que nos sumamos a esta caminata, tal y como lo dijo el Comandante Daniel Ortega, este es nuestro país y aquí nos quedamos todos, defendiendo esa paz que intentaron robarnos, pero desde las calles la defendemos y vamos a acabar con esos golpistas, cobardes y asesinos, los veremos pagar sus delitos desde la cárcel que es donde merecen estar”, expresó Carmen Aguilar.

Los sandinistas somos gente de paz, pero eso no nos impide que exijamos justicia y castigo para los que asesinaron a nuestros hermanos policías, a nuestra militancia y sin olvidar la desaparición del compañero Bismarck Martínez quien creó una trayectoria revolucionaria y lo demostró trabajando para el pueblo”, dijo Rodrigo Bustamante.