Con el objetivo de prevenir posibles casos de sarampión en el país, el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, a través del Ministerio de Salud inició la jornada de vacunación contra el sarampión en todo el país.

En la ciudad de las flores, Masaya, el lanzamiento se realizó en el centro de salud de Monimbó donde protagonistas junto a trabajadores aplicaron las primeras dosis a niños, adultos y trabajadores de la salud.

La jornada de vacunación que inició este ocho de octubre culminara el 30 noviembre, teniendo una duración de dos meses, para aplicar 2600 dosis a niños menores de cinco años, que no han sido completado su esquema y  adultos que están expuestos o en riesgo de contagiarse.

El país no cuenta con casos reportados de sarampión; sin embargo, existe la posibilidad de la  introducción del virus al país, por los recientes brotes de sarampión en Costa Rica y Brasil.

“Nuestro Buen Gobierno ha tomado la decisión, a través del Ministerio de Salud, de vacunar a toda la población que aun tenga pendiente su dosis de sarampión. Por ejemplo niños mayores de 5 años que solo tengan una dosis esquema y población en riesgo, es decir, gente que trabaja en bares, restaurante y tiene contacto con personas extranjeras y pueda existir la posibilidad de introducir este virus”, explicó la Licenciada Karla Cruz, responsable de inmunización y enfermería del SILAIS – Masaya.

Cruz hizo un llamado a la población a que se a acerquen a las unidades de salud o que permitan que los equipos de salud familiar y comunitario realicen su trabajo en las brigadas de penetración.

“De cualquier manera buscamos la estrategia de llegar a la población y lo único que le pedimos es apertura en sus hogares para que nuestro personal que se va a desplazar pueda llegar y vacunar a los niños. No hay excusa para que no se vacunen porque de hecho vamos a tener disposición de la vacuna en todas las unidades de salud”, exhortó.

Para los protagonistas esta acción gubernamental es positiva porque brinda mayor seguridad a las familias.

Mayra Matamoros, madre de un niño de 18 meses, expresó: “Me parece perfecto porque así los niños no se enferman, es excelente y gracias a Dios la atención que brinda del centro de salud es al cien”.

Por su parte, Jorge Luis López dijo: “este es un progreso para los pacientes porque así prevenimos el sarampión para los mayores de edad, si desconocemos el esquema de vacunación”.

El último brote de sarampión que existió en Nicaragua fue en el año 1990 y gracias a los esfuerzos del Gobierno, a través de las Jornadas de vacunación que brinda el MINSA se erradicó esta enfermedad.