Florida se encuentra en fase de emergencia por la tormenta tropical Michael, que se formó este domingo en las cálidas aguas del Caribe mexicano y amenaza con transformarse en un huracán que pudiera llegar con fuertes vientos y lluvias torrenciales al noroeste del estado.

El gobernador de Florida, Rick Scott, dijo que el Centro Nacional de Huracanes (CNH) pronostica que Michael se fortalecerá e impactará al Panhandle (zona noroeste) del estado como un huracán y pidió a los residentes se preparen.