La instrucción del Presidente Daniel Ortega ha sido desde hace varios años trabajar dos temas importantes para la calidad educativa del país, uno de ellos es la transición de los niños de educación inicial hacia primaria, los niños de primaria hacia secundaria y luego la continuidad de los bachilleres hacia la educación técnica o profesional universidad.

En ese sentido, el compañero Salvador Vanegas, Asesor Presidencial en temas educativos destacó que se ha estado trabajando de manera articulada con el Consejo Nacional de Universidades, con la secretaria regional de educación de la Costa Caribe y con el Instituto Nacional Tecnológico en todos los temas de transición de los diferentes niveles educativos.

En una entrevista en la Revista En Vivo con Alberto Mora, Salvador Vanegas agregó que se ha trabajado la continuidad y en la medida que el alumno avanza hay diferentes alternativas en el caso de los bachilleres, el cual ratifica nuestra vocación y nuestra coherencia con el postulado de que la educación es un derecho y este gobierno trabaja seriamente invirtiendo para garantizarlo, sobre todo a las familias más humildes que de alguna manera tienen dificultades para tener acceso a la escuela, sostenerse en la escuela y de ahí tener acceso a todos los programas sociales como la merienda escolar, paquete escolar, los textos educativos que acompañan ese protagonismo a las familias en ruta de ir prosperando y avanzando.

La perspectiva excluyente y egoísta que vivíamos hasta el 2006

Dijo que es importante que no olvidemos que en el 2007 la mayoría de las escuelas en las comunidades rurales en este país no pasaban del tercer grado, en aulas multigrados, de tal manera que, aunque se hablaba aquí de que había escuelas en muchas comunidades rurales, eran escuelas de dos o tres aulas, de un maestro unidocente que atendía los tres grados.

“De ahí venimos hace 11 años donde los niños llegaban a tercer grado, eso condenaba a que esos niños y niñas de las familias más humildes llegaban a tercer grado y ahí se quedaban. Eso no es una forma de ver la educación como un derecho, sino como una empresa, un negocio donde si tenés para pagar estudias, si no, ni modo. Esa perspectiva excluyente y egoísta que vivíamos hasta el 2006 no hay que olvidarla”, subrayó.

El Asesor Presidencial en temas educativos dijo que tampoco hay que olvidar uno de los desafíos educativos, la batalla por el sexto grado, que se trató de manipular. “Era un desafío enorme pasar de tercer grado a sexto grado y lo logramos. Y después el presidente pregunta ‘¿Se van a quedar en sexto grado?’ Obviamente que no, la educación es un derecho”, aseguró.

El desafío era enorme porque había que buscar los docentes y la infraestructura para que una generación que había estado condenada al tercer grado ahora avance hacia la secundaria. Entonces hace 5 años se comenzó la batalla por la secundaria.

“Lo que se hizo con creatividad e innovación fue irnos a una educación secundaria por encuentro. Ahora los sábados, todo el día, mañana y tarde, los muchachos continuarían su secundaria y así abrimos hace 5 años la adecuación secundaria a distancia en el campo”, relató.

Esto ha llevado a que este año en el mes de noviembre 8 mil 547 jóvenes del campo, de familias humildes, llegarán por primera vez a su décimo grado y se bachillerarán.

“Esta generación de bachilleres es histórica, porque además de la secundaria regular, además de la educación de adultos, las otras modalidades nocturnas, ahora se nos bachilleran casi 9 mil muchachos en la modalidad de secundaria a distancia en el campo”, reiteró.

ALBERTO

La calidad

Explicó que a se han hecho una batería de pruebas con expertos de las universidades para validar de qué estos estudiantes están saliendo, con lo que le llaman técnicamente “las competencias educativas del programa de secundaria”, de tal manera que el hecho de estudiar por encuentro, sabatino todo el día, no ha mermado en nada la calidad educativa.

En el caso de la calidad, dijo que el hecho de que se logró la permanencia de esos estudiantes y que completen todos los módulos de estudio y además las pruebas que se están haciendo, está dando buenos resultados.

Y algo importante que destacó que ese joven que entró a la modalidad de adecuación secundaria a distancia en el campo mostró desde un principio una gran responsabilidad, “cómo han apreciado el logro de avanzar en la vida. Lo que es diferente al joven urbano, que ha crecido viendo la escuela a unas cuadras de su casa”, comentó.

Números hablan

En este sentido vamos este noviembre a otra victoria del pueblo nicaragüense en la restitución del derecho a la educación y se proyecta 86 mil 573 estudiantes que se bachilleran este año.

Esto significa un incremento de 4 mil 393 en relación al año pasado. De estos estudiantes 56 mil 311 son de secundaria regular, 41 mil 170 son de colegios públicos y 15 mil 141 son de centros privados.

Además, se bachilleran este año 690 egresados de bachillerato técnico, muchachos que salen como bachilleres con algún oficio técnico.

Un dato interesante, 29 mil 572 de los bachilleres de este 2018 son adultos, estudiantes mayores de 18 años, incluso gente de 40 años y más que tenían rezago educativo y que marcan una actitud en la vida.  

Opciones

El compañero Salvador Vanegas destacó que, entre universidades pública, universidades privadas, carreras técnicas y escuelas normales, hay 212 mil 687 opciones para estos bachilleres.