En los tiempos difíciles que vivió Nicaragua en los últimos meses, la palabra de Dios fue el mejor alimento del alma para las familias que encontraron el mensaje de paz, amor y reconciliación.

Este último domingo de septiembre que se cumplió 449 años de la traducción de la Biblia al castellano, celebrado en nuestro país con diferentes actividades, en un ambiente de festejo, paz y tranquilidad.
Guillermo José Soto Sotomayor, pastor y presidente del Movimiento Alianza Nacional de Pastores Cristianos de Nicaragua, expresó que es el momento propicio para celebrar la traducción de la Biblia, porque este libro ha estado en pro de la unidad entre hermanos nicaragüenses.

“Es propicio este festejo porque miramos que está la luz brillando en Nicaragua, además hay una completa libertad para esta celebración, tomando en cuenta que en Nicaragua se han desarrollado encuentros religiosos, y jamás hemos visto impedimento para realizar cultos, campañas evangelistas, entre otras actividades”, agregó.

La palabra de la Biblia traducida por Casimiro Reina, quien la tradujo en 569, y Cipriano Valera, que fue la aportación de revisiones, significa biblión, un conjunto de libros, con 39 libros en el antiguo testamento y 27 en el nuevo testamento, con 66 libros en total.

Resalta apoyo del gobierno

Como pastor agradeció al Buen Gobierno, porque les han abierto puertas, “nos han apoyado y podemos llevar la Biblia y evangelizar a las comunidades más alejadas, que es lo más importante”.

“Celebramos la alegría de tener la palabra de Dios, porque como dice la Biblia en II de Timoteo 3:16, este libro está hecho para redargüir, instruir, y enseñar los caminos de Dios”, dijo.

Sotomayor recordó que la Biblia nos manda como hijos de Dios a que nos amemos los unos a los otros.

“La Biblia es de gran importancia, porque en ella encontramos reconciliación, paz, sanidad en nuestra alma y sobre todo lo que la palabra nos dice, que hay que amarnos los unos a los otros y no hay que aborrecernos”, afirmó.

GUILLERMO1

La Biblia está llena de justicia

El evangelista recordó que la Biblia es un manual para el cristiano y para todo el mundo, invitándonos a orar por nuestras autoridades.

“En 1 Timoteo, cap.2 del 1-2, la Biblia nos dice que hay que respetar y orar por las autoridades, y es lo que debemos hacer para que sigamos en sendas de bien en Nicaragua”.

Asimismo, comentó que se han reunido con pastores de distritos y departamentos, quienes resaltan que, en los últimos 11 años, el país ha estado en desarrollo, se ha promovido el turismo, la educación y la economía.

“Como pueblo nicaragüense, nos hemos estado reuniendo cada viernes a orar por Nicaragua, por el desarrollo, turismo, para que el país, vuelva a recobrar la estabilidad que tenía antes”, subrayó.

Manifestó que no podemos salir adelante en divisiones, ni conflictos, “todos los nicaragüenses necesitamos fortalecernos en paz, democracia en justicia; porque solo así vamos a salir adelante”.

El amor venció el odio

Al mirar que Nicaragua ha renacido nuevamente, recordó que se puede decir que venció el amor, la paz y se pudo derrotar el odio.

“Dios, es un Dios de amor y miramos que el odio quiso reinar en Nicaragua, pero Dios es más fuerte que el odio y hoy miramos una Nicaragua llena de amor, reconciliación, paz y progreso”, reiteró.

En estos momentos difíciles que ha pasado el país, es donde más se ha predicado la palabra de Dios, hemos visto la reconciliación de las familias que estaban divididas, ya que esto afectó las emociones de muchas personas.

En su mensaje, el pastor recordó que la oración es fundamental, para que el país vuelva a la normalidad y estabilidad.

“Como hijo de Dios que oramos, miramos que nuevamente la luz está saliendo y que Nicaragua está llena de amor y reconciliación. Nosotros somos un pueblo cristiano, valiente, esforzado y nada ni nadie nos va impedir llegar a ese amor, a esa libertad, confraternidad, y a esa unidad entre los pueblos hermanos”.

PASTOR3

Nicaragua debe seguir en sendas de amor

El presidente del Movimiento Alianza Nacional de Pastores Cristianos de Nicaragua, aprovechó para enviar un mensaje fraterno al Presidente Daniel Ortega y la Vicepresidenta Rosario Murillo.

“Dios pone y quita reyes y si él puso estas autoridades es porque en su beneplácito, a él le ha agradado esta autoridad y es quién está dando la salida a todo lo que vivimos y dirección para poder llevar en paz, estabilidad y progreso Nicaragua”, afirmó.

Aseguró que muchos pastores han reconocido la buena gestión del comandante Daniel y que ha puesto en alto el nombre de Nicaragua.

“Yo le hago un llamado que siga adelante con todos los proyectos sociales, ayudándole a las personas y familias necesitadas; que deje a aquellas personas que quieren obstaculizar el progreso, porque al final ellos darán cuenta en la tierra y al Rey de Reyes y Señor de Señores”.

Lo que vivió Nicaragua fue temporal

Compartió que en una visión de lo que aconteció en los últimos meses, Dios le dijo que lo que estaba pasando en Nicaragua, era temporal.

“Esto fue un propósito para identificar a los que están comprometidos con el progreso, paz, estabilidad espiritual del país y aquellos que no lo están; y por eso es que vemos nuevamente que este gobierno ganó en amor y paz”.

Como pastor, ciudadano y un hijo de Dios, le animó al presidente Daniel a que siga adelante, haga las cosas, tal y como Dios se lo ha puesto en su corazón.

“No se desanime, no crea que está solo, porque aquí hay un pueblo cristiano, genuino y verdadero, que los va a respaldar y respalda porque está mirando la buena gestión que usted está haciendo, Dios va a prosperar todos los proyectos. Así que adelante, confíe en Dios que él lo seguirá bendiciendo”, concluyó.