En comunicación telefónica a través de los Medios del Poder Ciudadano, la compañera Rosario Murillo, indicó que en Nicaragua hay muchas razones para celebrar esa fecha.

“Para nosotros lo más importante es poder decir (que) lo celebramos en alegría, lo celebramos en libertad, en democracia, en fraternidad, en búsqueda y en procura de justicia”, subrayó.

Rosario señaló que en Nicaragua, gracias a Dios, no se da una lucha entre sexos, porque “nosotros estamos claros que la lucha es contra la pobreza y que la lucha la libramos juntos, hombres y mujeres, familias, juntos porque somos más efectivos complementando nuestra capacidad de trabajo, nuestras potencialidades, nuestra inteligencia”.

Dijo que el acompañamiento de los hombres en este proceso de justicia y complementariedad ha sido fundamental para llevarlo con tranquilidad, y seguir avanzando “hacia una nueva cultura, una cultura que nos hace vivir diferentes, pero que sobre todo pone en práctica el amor, el cariño, el respeto y el reconocimiento de las cualidades del otro en la diversidad”.

En este sentido reiteró la importancia de “reconocernos diversos, pero reconocernos también con capacidad para sumar esa diversidad y hacer una gran unidad que nos hace fuertes, que nos hace potentes, que nos hace más sensibles y por lo tanto más eficaces para combatir (...) la pobreza, para ir creando más bienestar, más derechos restituidos entre las familias nicaragüenses”.

“Lo importante es la tranquilidad y la alegría con la que vivimos, pidiéndole a Dios, a la Virgen María, todos los días, más salud, más fortaleza, más fe, más valores, porque eso es lo que queremos que reine en Nicaragua: el Amor, los Valores, el Cristianismo, el Socialismo, la Solidaridad”.