Con la firmeza y disposición que caracteriza a la militancia sandinista, la tarde de este jueves, en las diferentes rotondas de la capital fue notoria la presencia de un pueblo que exige justicia ante los hechos a los que fueron sometidos por parte de los enemigos de la paz, del desarrollo y la tranquilidad de las familias, las que junto al gobierno avanzaban firmemente por las sendas de la prosperidad.

En el sector de la Rotonda El Güegüense, doña Rosa Cardenal, llena de orgullo portaba en sus manos su bandera rojinegra. Expresó sentirse comprometida moralmente con la revolución de la paz y el amor, por ello no puede callar ante la barbarie cometida por el golpismo.

Nosotros somos un pueblo valiente, que ha sabido enfrentar las adversidades y las traiciones de quienes nunca debieron ser parte de nuestra revolución, esos son los mismos que durante dos meses nos ocasionaron daños, asesinaron a nuestros hermanos, compañeros y amigos, razón por la que nos hemos tomado nuevamente las calles para exigir justicia, porque ellos no pueden andar tranquilos como si no hubiesen causado tanto daño y destrucción”, dijo.

Otro de los participantes en la actividad es Henry Vargas, él desde la Rotonda El Periodista, eleva su voz en defensa de la paz y la estabilidad, que les habían permitido a los nicaragüenses y al gobierno alcanzar el desarrollo económico y social, donde el pueblo era el protagonista.

La justicia que merece el pueblo hoy es reclamada por cada uno de nosotros, en este país todos fuimos sometidos a las atrocidades de los golpistas, quienes atropellaron al pueblo, asesinando mujeres, jóvenes y ancianos, destruyendo nuestros logros y sometiéndonos al terror. Queremos que cada uno de ellos pague cada lágrima, cada sufrimiento y daño”, señaló.

La leve brisa que se registró en la ciudad no detuvo a Brenda Mendoza, quien destacó que hoy al igual que siempre, las mujeres se han tomado las calles para exigir esa paz que tanto merecen los niños, los ancianos y las familias en general.

Hoy defendemos nuestra paz, nuestra soberanía y, sobre todo, nos pronunciamos para que las autoridades hagan justicia, que condenen a esos delincuentes que nos vinieron a secuestrar con los tranques, nos sometieron al terror y sobre todo, asesinaron sin piedad al pueblo por el simple hecho de tener cómo justificar el financiamiento que les brindaron los Estados Unidos. Aquí estamos, firmes, dispuestas y en permanente defensa de nuestra tranquilidad, porque como dijo el Comandante Daniel Ortega, todo tiene su límite y no vamos a permitir más violencia”, subrayó.