Una vez que los brigadistas realizan la fumigación en cada casa, las puertas y ventanas se deben cerrar por 20 minutos, para matar el zancudo adulto, así lo expresó la Responsable de Epidemiología, Iskra Valenzuela.

Este jueves se fumigaron 350 viviendas del barrio Largaespada, ubicado en el distrito I.

Lo primero que debemos hacer es cerrar puertas y ventanas, para matar el zancudo adulto en un 100% y a la misma vez erradicar posibles criaderos, y garantizar la limpieza de las viviendas”, dijo.

Señaló que, a través de la sensibilización, hacemos el llamado a las familias a que abran las puertas a los fumigadores y abatizadores.

Agregó que con ese llamado casa a casa se han disminuido las casas cerradas y renuentes.