La Avenida de Bolívar a Chávez se ha convertido en un espacio que permite a protagonistas emprendedores ofertar sus productos garantizando así la sustentabilidad económica en sus hogares.

Aquí podrá encontrar toda una variedad de comidas y bebidas típicas, así como una variedad de productos de cuero y calzado, medicina natural, textil-vestuario, bisutería, incluso hasta hortalizas y plantas decorativas.

Don Miguel Ángel Espinoza trabaja el arte de la sublimación y serigrafía con un enfoque bien distintivo con la ideología del sandinismo en camisetas, gorras, cintillos, fajas, gorras y charritos.

“Nuestro perfil es hacerle publicidad a todo lo que es la actividad que hoy estamos desarrollando (caminata) y el plan que tenemos es una Nicaragua libre y un mundo lleno de paz”, dijo Espinoza.

En este lugar que lleva por nombre Don Miguel hay camisas desde talla cero hasta especiales. Él está presente de martes a domingo desde las 8 de la mañana hasta la 6 de la tarde. También trabajan encargos personalizados.

Se mostró muy agradecido, diciendo, “que esto nos ha venido a apoyar y ayudarnos a mantenernos en la responsabilidad económica en el hogar”.

Dijo que los días más fuertes son los miércoles y sábados por las caminatas ya que muchos compañeros se acercan y compran para poder lucir su camiseta.

Los protagonistas que ofertan lo gastronómico también son unos de los más favorecidos en estos días.

Doña Fidelina Calvo es dueña del Comedor Maryuri en el que ofrece vigorón, cerdo con yuca, arroz a la valenciana, quesillo, refrescos naturales, todo a precios solidarios, de lunes a sábado.

Ella señaló que la oportunidad que les dio el Buen Gobierno es para dar a conocer sus productos en primer lugar y en segundo como una fuente de trabajo para el ingreso de sus familias y vivir bonito.

“Nosotros lo que queremos es trabajar y vivir en paz, lo que queremos es seguir levantando el país”, añadió.