Twitter con mira de adaptarse a los usuarios, ampliara su política para combatir la incitación al odio, este martes la red social abrió  un proceso para pedir comentarios u opiniones de sus usuarios. Esta es  la primera vez que la compañía realiza esta iniciativa.

Aunque la política de la compañía prohíbe fomentar la violencia contra otras personas por motivo de su raza, origen, nacionalidad, orientación sexual, género y otras cuestiones, la compañía reconoce que hay mensajes que se vierten en la red que "muchas personas consideran abusivos, aunque no infrinjan las normas", según recoge el artículo firmado por las dos directivas.

El objetivo de la red de 280 caracteres es ampliar la política frente a la incitación al odio, para que recoja el contenido que "deshumaniza a otros basándose en su pertenencia a un grupo identificable" incluso cuando el contenido "no incluya un objetivo concreto", destacan los  socios.

Una de las últimas controversias en que ha estado envuelta la compañía ha sido la suspensión del locutor ultraconservador estadounidense Alex Jones, director de la web Infowars, acusado de difundir teorías conspiratorias.