La Teniente Fátima Cerda, responsable de asesoría legal de Migración y Extranjería, dio a conocer que, bajo las leyes de Nicaragua, los ciudadanos de otras nacionalidades, residentes y no residentes, no pueden intervenir en asuntos políticos del país.

La constitución política de Nicaragua en el artículo 27 decreta que ningún ciudadano de otra nacionalidad puede intervenir en asuntos políticos del país.

Los extranjeros tienen los mismos derechos y deberes que los nicaragüenses con la excepción de los derechos políticos.

La ley 761 en su artículo 38 numeral 3, establece la revocación de la autorización de la permanencia en el país.

Se podrá cancelar o revocar la permanencia en el país a un residente o no residente cuando partícipe en la política nacional.

Ratificando el reglamento de la ley 761 en su artículo 86 numeral 7, sobre ciudadanos de otras nacionalidades que participen en hechos políticos.

Estos actos podrían llevar a la expulsión inmediata del territorio nacional.

“Ratificando el reglamento de la ley 761 en su artículo 86 numeral 7, las causales de la cancelación de la permanencia por realizar actividades cuyo objetivo es la desestabilización política y económica del país”, detalló la teniente.

Actuar así, podría conllevar de manera inmediata a la expulsión del extranjero del territorio nacional a la luz del artículo 175 del reglamento.

“Recordados a los ciudadanos de otras nacionalidades que en ningún país del mundo se permite que se involucren en asuntos políticos o temas políticos”, finalizó la responsable de asesoría legal.