El padre Antonio Castro ofició una misa en honor a la Virgen de La Merced, en la parroquia del mismo nombre, en la cual exaltó la vocación de la Patrona de ser liberadora de los cautivos y esclavos de situaciones que les impiden ser libres.

Aunque aclaró que esos cautivos no son solo los presos, sino a todo aquel que ha perdido su libertad para caer en las garras de esclavitud o adicciones, es decir todo lo que implica negación de la vida, como las modernas redes sociales, entre otras.

En ese sentido, expresó que la adicción a las redes es una esclavitud y muchas personas caen en las noticias falsas para generar caos, “eso es un gran error, grave, es atentar contra la paz, contra la vida, contra el derecho de cada persona a vivir en paz y en armonía”, indicó.

El sacerdote oró por la paz en Nicaragua, esa paz que lleve a una estabilidad económica, social, política, familiar, eclesial y a cada uno de los hogares y regiones de este país.

"El mensaje de la Virgen es la paz y la paz no nos va a caer del cielo como la lluvia, la paz la vamos a construir todos los días con el esfuerzo, con el trabajo, con la producción, con el crecimiento económico, crecimiento social, crecimiento de los valores, morales, espirituales, jurídicos, etcétera. Eso es construir la paz", mencionó el Padre Castro.

"Empeñemos todos nuestros esfuerzos, nuestras energías, nuestros compromisos en seguir luchando por encontrar la paz, caminos que nos lleven a la paz. Decir no a la violencia, decir no al conformismo, no a la resignación, sino a ser constructores de paz”, agregó.