La vicepresidenta Rosario Murillo lamentó la muerte de la nicaragüense Wendy Martínez de 35 años de edad, quien trabajaba en una compañía de informática en Washington y fue apuñaleada mientras salía a correr.

La semana pasada su novio le había pedido matrimonio y ella había aceptado.

La noticia ha consternado a los habitantes de la zona, y ya hay un detenido, Anthony Crawford, de 23 años, que parece tener record de enfermedad mental y consumo de drogas sintéticas.

“Nuestras condolencias a la familia de Wendy Martínez", dijo la Compañera Rosario este viernes.