La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de la República, recordó que este martes 18 de septiembre se cumplen 45 años de la caída en combate de los miembros de la Dirección Nacional del Frente Sandinista de Liberación Nacional, Comandante Ricardo Morales Avilés, y Comandante Oscar Turcios, así como de los compañeros, Juan José Quezada y Jonathan González, “héroes del amor, vivos, vitales, vigorosos en nuestros corazones, ejemplo, inspiración para las tareas de hoy”.

La compañera recordó también la caída en combate, el 14 de septiembre de 1976, del compañero líder estudiantil, Edgar Munguía, “el Teatro experimental Edgar Munguía lleva su nombre, presidente del Centro Universitario de la Universidad Nacional (CUUN). El 14 de septiembre dio la vida por Nicaragua y luego Oscar, Ricardo, Jonathan, Juan José, héroes del amor, como Edgar Munguía, héroes del amor, dieron la vida para que esta Nicaragua fuera, como fue, libre, soberana, justa y próspera”.

La compañera Rosario dio lectura a un texto de Ricardo:

¿Cuál será nuestro legado? Lo que dejemos detrás de nosotros será resultado de las cosas grandes o pequeñas que hagamos en nuestra vida. Lo importante es que las cosas, por mínimas, por pequeñas que sean, las hagamos con amor, como si fueran grandes.

“Hermosísimo pensamiento de Ricardo, que hay que poner en práctica todos los días. Trabajar con amor, con empeño, con la esperanza, con la conciencia crecida todos los días. Trabajar haciendo todos lo que tenemos que hacer, lo pequeño y lo grande, porque no hay nada pequeño realmente. Lo pequeño va sumando y va sumando y se convierte en grandes éxitos, grandes victorias, alcanzamos desde lo pequeño también, grandes resultados”, reflexionó la vicepresidenta.

Nuestro respeto, nuestra admiración, nuestro pensamiento y nuestras prácticas con Ricardo, Oscar, Jonathan, Juan José Quezada, Edgar, los compañeros héroes de Nandaime, así lo conocíamos, y luego Edgard que cayó en la montaña. Tuvo varios años, como todos ellos, tuvieron una larga experiencia guerrillera, entrega por amor a la causa del pueblo, la causa de la liberación que triunfó el 19 de julio de 1979. Vamos a celebrar 40 años en desafíos y victorias, el año que viene, Dios mediante”, subrayó.

Nicaragua avanza en vida y luz

La Vicepresidenta de Nicaragua también hizo referencia a que nuestro país "avanza en vida luz y verdad, que avanza porque tiene hijos e hijas que la aman. Que avanza porque todos queremos ir adelante con la fuerza de la fe, con la fuerza de la esperanza, con la fuerza de la confianza. Como cristianos, como familia devota, cristiana, como pueblo de devoción, de fe, pueblo de Dios, pueblo de esperanza, pueblo consagrado a Dios, a Jesucristo".

“Nicaragua es cristiana, socialista y solidaria. Estamos consagrados a Cristo Jesús. Y como cristianos queremos vivir viéndonos los unos a los otros como hermanos. En amor a Cristo Jesús y en amor entre nosotros”, destacó.

Dijo que es lo que queremos en nuestra Nicaragua, desde la fe cristiana y las prácticas cristianas, en bien común, sabiendo que la misericordia de Jesús es una fuerza que da vida y que nos resucita.

“La misericordia es una fuerza, no solo un sentimiento, el bien común es resultado de esa fuerza. De misericordia, de solidaridad, de pensar en el prójimo todo el tiempo, no solo en nosotros mismos. El fruto del amor, de la misericordia de Cristo Jesús es la vida, y esa es la vida que nosotros queremos en nuestro país, viviendo el cristianismo, con solidaridad, con cariño con la misericordia. La fuerza de la misericordia de Jesús, que nos da vida, aliento y certeza de renacimiento, de resurrección”, dijo.

“Así queremos vivir, y así, Dios mediante Cristo que todo lo puede y nosotros que todo lo podemos porque Cristo nos fortalece, así Dios mediante será”, recalcó.

Expresó que así es como vamos adelante, “además sabemos que merecemos lo mejor, como pueblo de Dios. Merecemos el progreso, merecemos la prosperidad, merecemos la alegría, esas son las bendiciones que Dios derrama sobre nosotros y con esa alegría que es una gran victoria, con esa capacidad de lucha de todos los días, lucha cotidiana, reemprender para prosperar, con esa capacidad de lucha sabemos que vamos en victoria de la mano de Dios".