El huracán Florence ha tocado tierra cerca de la ciudad de Wrightsville Beach, en Carolina del Norte, a las 11:15 GMT, con vientos máximos de 150 kilómetros por hora, informa el Centro Nacional de Huracanes de EE.UU.

La tormenta ha disminuido a categoría 1, no obstante, el huracán ha crecido en tamaño y se ha ralentizado, unos factores que podrían agravar las inundaciones, advierten los especialistas.

Se prevé que el huracán provoque una intensificación de las lluvias, desbordamiento de ríos y encrespamiento del oleaje costero en Carolina del Norte, del Sur y Virginia, que junto a Georgia y Maryland ya han declarado el estado de emergencia.

Entretanto, más de 1.300 vuelos han sido cancelados a lo largo de la costa este de EE.UU. para este fin de semana.