La Vicepresidenta de la República Compañera Rosario Murillo, anunció este mediodía que el Ministerio de Salud (MINSA), avanza en un plan para brindar atención en Salud Mental a las víctimas del terrorismo criminal.

“El MINSA impulsa un plan que ha avanzado en Managua, Masaya, Carazo y Granada; nos hace falta León para familias, hermanos que fueron agredidos, asaltados, secuestrados, violados o que perdieron hermanos, familias que perdieron seres queridos”, dijo.

“El MINSA avanza en este plan, tenemos que ir a León, a Chinandega, Matagalpa, hay que avanzar y moverse, tenemos que hacerlo, lo lograremos de la mano de Dios. Adelante compañeros del Ministerio de Salud, atendiendo a quienes sufrieron tanto y directamente en esos meses diabólicos”, añadió.

“Esos meses que no olvidaremos jamás. Como decíamos ayer, cuando vemos las expresiones de familias que, en Santiago de Chile, a esta alturas, exigen, 45 años transcurridos, justicia”, señaló, en referencia al golpe de estado sangriento que derrocó al Presidente Salvador Allende en 1973.

“Eventos terribles se vivieron en Chile, ese golpe de estado que se vivió en Chile, que tuvo impacto en el mundo entero y que representó para ese pueblo chileno, una interrupción, una ruptura con sus tradiciones democráticas y con su cultura democrática”, indicó.

“Aquí vivimos un intento de golpe de estado y exigimos justicia para las familias de los fallecidos, y para las familias que sufrieron todo tipo de pérdidas y justicia para aquellos hermanos y hermanas que fueron torturados, exigimos Justicia y Dios nos permitirá ver la justicia que alcanzaremos en nuestra Nicaragua”, reiteró.

“Justicia y Reparación, Justicia y Reconciliación porque tenemos que seguir adelante, lo más duro es verse cara a cara con la gente que nos hirió profundamente, eso es duro, todos sabemos quiénes financiaron, todos sabemos quiénes dirigieron, todos sabemos quiénes operaron, quiénes fueron los operadores directos, todos lo sabemos”, resaltó.

Dijo que “habrá Justicia, Dios Mediante, confiamos en la Justicia de Dios que se hará realidad en nuestra Nicaragua, desde nuestras instituciones, porque no es posible que haya impunidad, cuando tanto dolor sembraron en esta Nicaragua que venía avanzando en Reconciliación, Amor Cristiano, Bien Común”.

Añadió que “vamos a seguir avanzando en Reconciliación y Amor Cristiano con Justicia y Reparación para todas las familias que fueron golpeadas, heridas en su dignidad, humilladas, a las que se despojó también de sus viviendas y medios de vida”.

Señaló que esas “son las prácticas del odio, son las prácticas que desconocíamos en Nicaragua. Crímenes de odio se cometieron en nuestro país y nosotros tenemos que saber reinstalar el Amor porque la Paz y el Amor son el camino para nuestra Nicaragua”, concluyó.