La Haya, 5 de Septiembre 2018

Nicaragua participó en las audiencias orales ante la Corte Internacional de Justicia que fueron celebradas en razón de la solicitud hecha por la Asamblea General de las Naciones Unidas para que el órgano principal judicial emita una opinión consultiva sobre el tema de descolonización. Hoy también participaron Israel, Kenia y Nigeria, y previamente ya otros como Sudáfrica, Argentina, Belice, Botswana, Brasil, Chipre, Guatemala, Islas Marshall, India y Estados Unidos ya habían dado sus argumentos orales.

El 23 de Junio de 2017 la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó resolución solicitando una opinión consultiva sobre si el proceso de descolonización aplicado a la República de Mauricio, por parte del Reino Unido, fue finalizado de manera lícita de acuerdo a la práctica legal de dicha organización. En la Carta de las Naciones Unidas se reconoce el derecho a la libre determinación de los pueblos que vivían como colonias. En el caso particular de Mauricio, la potencia colonizadora que administraba el territorio en nombre de las Naciones Unidas decidió en 1965 –previo a la independencia- desmembrar el archipiélago de Chagos del territorio de Mauricio, violentando de esta forma el principio de integridad territorial reconocido en la Carta de Naciones Unidas.

Los participantes señalaron según los récords históricos del Reino Unido, éste expulsó forzosamente a los habitantes del Archipiélago de Chagos e instaló una base militar conjunta con los Estados Unidos en la isla principal de archipiélago, conocida como Diego García. Desde entonces la población indígena de Chagos ha reclamado por su retorno a su tierra. Así mismo distintas delegaciones señalaron que el Reino Unido no podía continuar con una política colonizadora con bajo la justificación que no podía retornar el archipiélago a Mauricio debido al uso del mismo para la base militar que era indispensable para la paz y seguridad internacional. También recordaron que dicha base militar ha sido señalada como un lugar donde registran operaciones ilegales como secuestros y torturas.

Por su parte Nicaragua alegó que la Corte Internacional de Justicia no debe aceptar las peticiones del Reino Unido y de los Estados Unidos para que la misma no se pronuncie sobre esta situación y no emita su opinión consultiva. Nicaragua manifestó que era indispensable legal y éticamente que la Corte se pronunciara dado que lo que estaba en discusión eran obligaciones perentorias para toda la comunidad internacional de dar por terminada las políticas colonizadoras. De igual forma, Nicaragua recordó que en 2011 la Asamblea General declaró la Tercera Década Internacional para la Erradicación del Colonialismo, y que la misma debe ser completada en 2020.