Al menos diez personas fallecieron tras el paso del tifón Jebi en la mitad occidental de Japón, según las últimas cifras facilitadas este miércoles por el ministro portavoz del Ejecutivo, Yoshihide Suga.

Jebi, el tifón más poderoso en llegar al país en los últimos 25 años, dejó a su paso lluvias torrenciales, desbordamientos de ríos y vientos que superaron los 210 kilómetros por hora, lo que a su vez causó cuantiosos daños materiales en edificios y vehículos y cerca de 300 heridos.

Las víctimas mortales sufrieron caídas causadas por las ráfagas huracanadas o resultaron golpeados por objetos proyectados por el viento