A la orden del Juez Quinto de Audiencia, doctor Julio Cesar Arias, fueron puestas dos mujeres que se encargaban de financiar y captar a delincuentes, que posteriormente se encargaban de levantar tranques en los municipios de Masaya y Niquinohomo.

Las hermanas Tania Veronica Muñoz Pavón, de 43 años y Olesia Auxiliadora Muñoz Pavón, son señaladas de los delitos de crimen organizado, terrorismo, entorpecimiento a los servicios basicos (públicos) portación y tenencia de armas de fuego en perjuicio del estado nicaragüense, la sociedad en general y 13 pobladores.

Estas dos terroristas eran dirigidas por la organización delincuencial liderada por Ricardo Rafael Sanarrusia Calderón, cuyo grupo se encargó de asesinar, secuestrar, torturar, saquear y quemar negocios en Masaya.

El resto de la agrupación es integrada por Domingo Javier Palacios Rodriguez,  Enrrique José Gaitan, Byrón José Guevara Gallegos, Justo Santos Campos Norori, Oscar Antonio Aguirre Moya, Alexander Abraham Quijano Potosme, Luis Carlos Soto Hernandez y Pedro Pablo Lopez Muñoz.

La relación de hechos destaca que la policía supo que en abril, ambas mujeres comenzaron a reunirse con Sanarrusia y resto de sujetos, que conformaban la agrupación delincuencial.
Olesia y Tania eran las encargadas de contratar y pagar a los criminales para que dañaran las calles, levantaran barricadas y crearan sozobra entre la poblacion.
Ambas recibían el dinero a través de remesas que provenían del  extranjero.

Entre las víctimas de este grupo, se encuentran Danna Ivónne Valerio Bazaldúa, Manuel Antonio Vado Cortez, Pablo Elvis Tapia Canda, Karen Katiuska Lopez, Raúl Augusto Oviedo Alvarado, Enna María Macanche Morales, Verónica Maritza Fuentes Norori, Alexander Eleazar Pavón Ruiz, Luis Emilio Romero Lopez, José Luis Mendez Ponce, Elieth Valentina Morales,  Emylli Lopez Monjarrez y Marlene Ordoñez Sanchez.

El juez Arias ordenó prisión preventiva y progranó audiencia inicial en los próximos días.