Las prohibiciones de los padres para los adolescentes, hace que los jóvenes se vuelvan rebeldes, ante cualquier tarea a realizar. Es importante que ambos se mantengan siempre en tono cordial, sin discutir, sin gritar. Si comienza una situación de este tipo, sentarse a escuchar es lo que tiene que hacer, pero con toda la calma.

El padre autoritario es perjudicial para el comportamiento de los adolescentes, los limites y las normas tienen que ser equilibradas de lo contrario el adolecente tratara de revelarse a un más.

Es muy importante que los adolescente conozcan cuáles son sus espacios, sus intimidades, el cual tienen que ser respetadas por sus padres teniendo mayor comunicación y comprensión padres e hijos.

Una de las primeras razones que hace rebelde a los adolecentes es en el momento de su vida que quieren ser independientes, cuando los padres están seguros que no están aptos para esa decisión y están obligados a obedecer la autoridad de sus padres.

Los adolescentes presentan su desacuerdo, oposición, sublimación de distintas maneras: murmurando, gritando, reclamando, y en su comportamiento en violencia física directa en contra de otras personas.

Psicológicamente, existen tres formas para  describir la rebeldía: los adolecentes que son negativos e inmaduros, la rebeldía progresiva es el signo del que sabe comprender las cosas que pasan en el  momento, el joven que no soporta las consecuencias de la injusticia.