Este 22 de agosto, se cumplen 40 años de la gesta heroica de la toma del Palacio Nacional, la cual fue encabezada por el Comandante Edén Pastora, quien después de 4 décadas hizo nuevamente entrada triunfal, esta vez recibido entre aplausos por la Juventud Sandinista.

Los jóvenes corearon una vez más las canciones testimoniales que son el símbolo de la lucha sandinista y que hoy continúan acompañando al Sandinismo en estos nuevos tiempos de revolución.

Pastora se hizo acompañar de algunos compañeros revolucionarios que integraron el Comando Sandinista Rigoberto López Pérez, en lo que denominaron "Operación muerte al somocismo Carlos Fonseca Amador".

El Comandante Edén recordó que hace 40 años cumpliendo una orden del Comandante Daniel Ortega entraron a este Palacio, en grupos de 12 combatientes, donde se reunía el Congreso y este pretendía legalizar la dictadura del somocismo.

eden

“Esa hazaña histórica es el signo y el significado del alma iluminada, de la esperanza cada vez más cierta y el fin de la dictadura y el inicio del orgullo sandinista, del orgullo patrio”, expresó el compañero Milton Ruiz, Coordinador Nacional de la JS19J.

“Aquí estamos compañeras y compañeros rindiendo homenaje a ustedes porque gracias a ese esfuerzo, a esa valentía, a esa trayectoria somos libres, somos dignos, somos soberanos”, agregó.

“Hoy estamos celebrando esos 40 años, jóvenes de ayer, viejos de ahora, viejitos yo, con aspecto de viejón, pero no nos rendimos y nos alienta más cuando vemos esta juventud cantar de alegría a Sandino, al Sandinismo”, dijo Pastora. Y prosiguió: “Estamos conmemorando los 40 años de un golpe que fue el principio del fin del somocismo. Era necesario hacerlo. Era necesario cumplir la orden de mi Comandante Daniel Ortega. La dictadura, la tiranía, la asociación dinástica estaba más fuerte que nunca, siendo apoyada por el imperio”.

“Estamos celebrando los 40 años de ese golpe y los hijos de los hijos, de los hijos de ustedes, 400 años después van a celebrar este golpe”, dijo Edén.

Dijo que este operativo fue “sin plan de emergencia, no había alternativa, aquí triunfábamos o moríamos, no había vuelta de hoja”.

Valor vence al miedo

Manifestó que el valor consiste en vencer el miedo. “Todo mundo tiene miedo, nosotros sentimos miedo, pero lo vencimos y fuimos valiente”.

A manera de anécdota contó que “La Tunga”, uno de los compañeros que venía a su lado le dijo: “Comandante dígame algo que llevo miedo. Y él no sabía que yo llevaba miedo. Y le dije: ¿miedo? ¿y esa m… que llevás en la mano? Era un fusil. Si morís es matando a estos hp… Entonces soltó el fusil, ese indito de Monimbó (señalando a su derecha). Y él me dijo ‘eso quería oír’, y se convirtió en un monstruo imparable. Cuando íbamos llegando, vi que un guardia iba tomando posición y le grité: ¡Tunga ya! Y la Tunga bajó el fusil tan, tan, tan y el último cachim…. Lo tiró aquí (indicando una pared del Palacio). Y con la suerte que el primer disparo impactó en el guardia y tuvo que meter la mano porque otro le hubiera pegado a él, porque el fusil era casi más grande que Tunga".

Asimismo, otro muchacho de nombre Manuel Jalinas, de unos 14 años, se quedó porque el fusil era más grande y el uniforme no le quedaba, “se quedó llorando porque no podía venir a cumplir la orden del Comandante. Esos son los sandinistas y estos muchachos de ayer, viejos de hoy son los ejemplos de esta juventud sandinista, que les sirva de ejemplo, con la mística, la capacidad de entrega. Eran tiempos que nos moríamos riendo por salvar la vida de un compañero. Había solidaridad, compañerismo, pero lo recuperamos con este intento de golpe, que nos salvó porque nos volvió a unir como antes. Porque nos despertó y enseñó a tener conciencia como antes”, agregó.

“La Revolución es de todos los días”

Además, refirió que el problema de los golpistas es que creen que eliminar a los líderes, así se eliminará el sandinismo, “se puede morir el Comandante y Rosario, y el sandinismo sigue (…) La Revolución no se termina nunca, el día que alguien diga que ya hicimos la Revolución en ese momento deja de ser revolucionario, la Revolución es de todos los días, constante.”, aseveró.

Entre los que combatientes históricos que estuvieron presentes están: “La Tunga”, José Hermógenes, José Santiago Pupiro, Porfirio Jabalina, Israel Ramírez, Emilio Mena, Donald Pantoja, Juan Lorenzo y Eddy Olivares.

El Comandante Pastora recibió en nombre de todos los que participaron en la toma del Palacio un reconocimiento de parte de la Juventud Sandinista.