A 38 años de la Gran Cruzada Nacional de Alfabetización el Gobierno Sandinista continúa la lucha para erradicar el analfabetismo del país.

La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de la República dijo que el Gobierno ha venido garantizado ese derecho al pueblo. “Recordemos, ayer lo decíamos, lo que fue la Cruzada Nacional de Alfabetización, porque estamos al 23, en conmemoración del 38 Aniversario”, dijo la Compañera Vicepresidenta.

Recordó que 95 mil 582 alfabetizadores pudieron enseñar a leer y escribir a 406 mil 582 hermanos y hermanas nicaragüenses, que nos enseñaron a todos. “Sabiduría de vida, todos aprendimos”, comentó.

Rosario destacó que se logró reducir el analfabetismo que en el somocismo era del 50% al 12.96. “ Y merecimos premios internacionales y en los 16 años de gobiernos neoliberales que nunca pensaron en los pobres, el analfabetismo creció nuevamente hasta un 24% y desde que llegamos nuevamente al Gobierno como cristianos, solidarios, comprometidos con el Bien común y con opción preferencial por los pobres, nos hemos dado a la tarea de restituir, seguir restituyendo el derecho a la educación de jóvenes y adultos, por medio de la alfabetización, en el primer momento, y logramos del 2007 para acá reducir a 4.1 el analfabetismo”, dijo.

Dijo que se han realizado 26 jornadas de alfabetización en todo el país con 59 mil 915 alfabetizadores jóvenes. “Hemos logrado trabajar con 300 mil 299 hermanos y hermanas que no sabían todavía leer o escribir y que aprendieron y ahora trabajan, tienen mejores condiciones para ganarse la vida”, resaltó.

Indicó que todos esos compañeros han continuado estudiando Educación de Adultos o cursos de habilitación laboral. “Eso es Cristianismo, eso es amor al prójimo, eso es vivir con derechos, eso es pensar en los demás con amor, tener un corazón comprometido con la lucha contra la pobreza”, recalcó.

“Eso es vivir con Dios en el corazón porque el pueblo, sobre todo, los vulnerables, los empobrecidos por la justicia, representan a Dios en este plano de vida, a Cristo Jesús”, añadió.

“Nuestro compromiso es cristiano y nuestro compromiso es seguir luchando contra la pobreza y lo vamos a hacer, porque esa es la voluntad de Dios, el Plan de Dios para Nicaragua. Que Nicaragua prospere y que Nicaragua crezca cada día más en valores, cristianos y solidarios y reconociéndonos todos como familias nicaragüenses para avanzar alrededor del Bien Común, pensando siempre en el que menos tiene, en el que no tiene, para que tenga, para que tenga un poco más, para que tenga dignidad y bienestar en su vida”, recalcó.