Una nueva polémica ha surgido en Hollywood, y no; no se trata del agobiante y mal despido del director James Gunn; sino más bien, una nueva categoría en la entrega del premio más importante del Cine.

Una decisión que ha causado revuelo en la industria, lo cual era de esperarse. La Academia quiere frenar el rápido declive de los galardones más populares del cine. O al menos, el declive de su retransmisión. De ahí el anuncio de una nueva categoría que reconozca lo mejor entre las “Películas más populares”.

En medio de la desaprobación y molestias de Hollywood por la adición de esta nueva categoría de películas populares, la Academia dio con alguien que si apoyaba su causa. Se trata del actor Mark Wahlberg, quien manifestó su apoyo a la nueva iniciativa para los premios Óscar.

 

En el pasado, la Academia intentó solucionar esta división entre los gustos de los expertos críticos de Cine y el público; aumentando a un máximo de diez el número de nominados al galardón a mejor película. La decisión, tomada en 2009, fue la respuesta a la ausencia de El caballero oscuro de Cristopher Nolan. Una medida que abrió las puertas a la nominación historias populares como Avatar, Marte Origen o Mad Max: Furia en la carretera.

Como dato curioso, la transmisión de este año, en la que la película La Forma del Agua de Guillermo del Toro quedo como gran ganadora, fue al mismo tiempo la que registró  la menor cantidad de audiencia en toda su historia.

Parece que al fin veremos Películas famosas entre el público juvenil como la actual nominada Black Panther, Infinity War, y las mismisimas de la saga Star Wars entre otras.