Por instrucciones de la Compañera Vicepresidenta Rosario Murillo, el magistral folclorista Ronald Abud Vivas comenzó a montar la coreografía del emblemático tema musical “La Mora Limpia”, para ser estrenada en las Fiestas Patrias de septiembre próximo.

Esta coreografía será el tercer montaje que prepara Abud Vivas después de la del Clarinero Mayor, don Camilo Zapata y la obra del Megagüegüense.

Los bailarines son 60 estudiantes entre hombres y mujeres del Instituto Josefa Toledo de Aguerri, considerado como un centro educativo muy disciplinado.

Abud Vivas dijo que “esta orientación de la compañera Rosario Murillo, es para honrar la memoria de Justo Santos con este himno regional y considerado también, como el segundo himno nuestro que es La Mora Limpia”.

Vamos hacer una fantasía, una tabla coreográfica sobre este tema musical tan delicado y tan bello, como es la Mora Limpia. El trabajo va a consistir en el acoplamiento de todos los bailarines en una coreografía muy hermosa que por si misma va hablar”.

Esperamos que sea una honra para la memoria de Justo Santos y un orgullo para la cultura y la tradición nacional y que nuestros jóvenes, una vez más, muestren su amor por lo nuestro, su amor por los valores que nos conducen a cosas buenas como la paz, el amor, la armonía y la belleza”, explicó.

¿Porqué 60 jóvenes en la coreografía?

Para la coreografía se seleccionaron a 60 jóvenes en conmemoración a los 60 años en que Justo Sántos pasó a otro plano de vida y “lo vamos a presentar probablemente en las Fiestas Patrias en el desfile oficial  o donde me lo orienten, porque eso no lo decido yo”, añadió.

Este martes llevó a cabo el tercer ensayo (en el auditorio de la Escuela Normal Alesio Blandón), donde prometió a los medios de comunicación de las familias y el Poder Ciudadano que los invitará “porque actualmente estamos haciendo las frases y después haremos el diseño coreográfico”.

Los estudiantes están dominando su coordinación y acoplamiento y “después vamos a aprender a utilizar los elementos como el sombrero, las enaguas, los rebozos y así vamos ir juntando elementos hasta que conformemos una gran coreografía bella como ya lo hicimos con Camilo Zapata el año pasado con cien parejas con “El solar de Monimbó” y el gran Güegüense”.

Resaltó el folclorista que el gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional es el único “que nos da la oportunidad a todos los artistas y los jóvenes en expresar sus sentimientos de espíritu nacionalista y amor patrio y amor a nuestras raíces e identidad”.

Reconocimiento de estudiantes

Kelsy Martínez integrante de grupos de estudiantes que montan la coreografía, dijo que Justo Santos “es el creador de nuestro segundo himno nacional La Mora Limpia obra de Justo Santos que nació en Managua en 1925”.

El tema “es la comunicación musical propia del mestizaje, es música nica y la guitarra española y eso le permitió a esta melodía incursionar en el pensamiento de los nicaragüenses”, dijo la joven, quien por primera vez participa en una coreografía del kilataje que le dará el maestro Ronald Abud.

Evert Alexander Pérez, de 15 años de edad, es otro de los integrantes del grupo que participa en el montaje de la coreografía

El joven ya había participado en la coreografía del Megagüegüense que organizó el maestro Abud, lo que para él es una gran experiencia participar en este entrenamiento que es muy disciplinado.

Pequeña biografía de Justo Santos

Justos Santos Cerda en 1950 formó parte del trío los Pinoleros. En 1952 participó en un concurso musical para celebrar los primeros 100 años de Managua, con su composición La Mora Limpia.

Estuvo casado con Daysi Espinoza, con quien procreó dos hijos, Odily y Eduardo, quienes habitan en la Colonia Máximo Jerez.

De Justo Santos se dice que con La Mora Limpia hizo posible la magia de una melodía de belleza singular, cuyas notas, más que ninguna otra canción, han tocado el alma sensitiva de todo el pueblo de Nicaragua.

La Mora Limpia resplandece como la suprema expresión de la belleza musical de nuestra tierra. Ella es para nosotros, como Alma Llanera para Venezuela o Guantanamera para Cuba, consideran expertos en géneros musicales.

Justo Santos murió asesinado el 7 de julio de 1958 por un disparo que le hizo un celador borracho del antiguo mercado San Miguel, en Managua, cuando regresaba a su casa en la madrugada después de realizar su trabajo de guitarrista y cantor.