Los  jóvenes  ya  están  retomando los  espacios  de   diversión  en  nuestro  país, conforme  pasa  el  tiempo  ellos  regresan a  las  calles,  visitan  los  parques,  centros  comerciales  continuando  con sus  labores  cotidianas.

La  juventud,  que  durante  la  crisis  política  se  sentía  prisionera en  su  propia  casa,  no  podía  salir  a  recrearse, incluso era  difícil  asistir  a  las  escuela .

El  cambio  en  nuestro  país  se  refleja  en  los  adolecentes visitando  los  puntos  recreativos  los  fines  de  semana, pero  las  universidades  publicas  en  la  capital  no  han  retomado  las  clases  porque  todavía  se  está  trabajando  en  la  reconstrucción  de  algunas aulas de clase.

La  crisis  fue  un  factor  determinante  para  que  este  país  sufriera  muchos cambios  negativos  que se  van  a  ir  recuperando  con el paso del  tiempo.

Quizás, los  jóvenes  no  esperaban  que  la  crisis afectara  sus  estudios, su  salud , la  falta  de  recreación, sin  embargo, con  el  apoyo  del  buen  Gobierno  Sandinista   hoy  los  promotores  del  futuro  sienten  la  paz  y  la  tranquilidad.