Compañeros de trabajo de Bismarck de Jesús Martínez Sánchez, secuestrado, torturado y aparentemente asesinado por los delincuentes golpistas el 29 de junio en Jinotepe exigen justicia y reparación.

Asimismo, familiares del compañero Bismarck, trabajador del área de Ornato de la Alcaldía de Managua, demandan que el cura de Jinotepe les dé una pista para localizarlo.

En un video muy emotivo, sus compañeros de trabajo lo caracterizan como un hombre que le gustaba fomentar el trabajo en equipo, fomentar el servicio. Un compañero solidario y amistoso.

“Nos vimos en muchas tareas encomendada por nuestro Gobierno, encaminadas a mejorar todo el paisaje y la infraestructura de Managua”, dice un amigo de Bismark. "Nosotros nos dimos cuenta (de su desaparición) después del fin de semana que él tenía las intenciones de viajar a Jinotepe", agrega.

“Yo estuve con Bismarck como a las tres o cuatro de la tarde. Estuvimos compartiendo un espacio donde justamente hablábamos del contexto, del país en ese momento, el 29 de junio. De ahí ya no tuve comunicación con él”, subrayó una compañera de trabajo.

Otra compañera dijo al notar su ausencia preguntaron porque no había llegado, “porque siempre nos visitaba, diario”.

“Empezamos a preguntar porque él no fallaba, siempre había una comunicación, directa o vía telefónica, y nos dijeron el compañero no aparece”.

“Nos dimos cuenta cuando aparece el carro, después de la liberación de los tranques de este vandalismo creado por un grupo de personas.

Así fueron avanzando los días, y hasta hoy ya son 42 días de desaparecido del compañero Bismarck y no hay información sobre su paradero.

“Confiamos en que hay personas que lo tienen, que va a volver a hacer las tareas y apoyarnos en la dirección en que la que él trabaja. Como compañeros nosotros lo queremos ver, anhelamos verlo, también su familia, sus hijos”. 

“Hoy mantenemos viva esa esperanza, de que el compañero Bismark en algún lado de este país, de esta tierra, esta con vida, lo estamos esperando”.

“Pedimos justicia. Justicia pedimos como compañeros, ese es nuestro clamor. Justicia, que paguen los que tienen al compañero porque él no se merece eso”.

“Justicia, sobre todos para estos agresores, a estas personas que lo tienen y que no lo han podido entregar ni a la familia, ni a nosotros como compañeros de trabajo”.

“Lo queremos vivo, y pedimos justicia para esos que lo han torturado, sabemos, estamos conscientes que lo han torturado y pedimos justicia”.