Ingenieros de la Universidad de Rutgers-New Brunswick (Estados Unidos) han creado una pulsera inteligente con conexión inalámbrica a teléfonos inteligentes para controlar la salud que, entre otras funcionalidades, puede monitorizar los recuentas de células en el torrento sanguíneo.

Su tecnología, que podría añadirse a los relojes y otros dispositivos portátiles que controlan las frecuencias cardíacas y la actividad física, se detalla en un estudio publicado en la revista 'Microsystems & Nanoengineering'. "Tiene un biosensor que puede contar partículas, por lo que analiza células sanguíneas, bacterias y partículas orgánicas o inorgánicas en el aire", explica Mehdi Javanmard, uno de los autores principales del estudio.

"Los 'wearables' actuales pueden medir solo un puñado de parámetros físicos, como la frecuencia cardíaca y la actividad física. La capacidad de un dispositivo portátil para controlar los recuentos de diferentes células en nuestro torrente sanguíneo llevaría el control de la salud personal al próximo nivel", comenta Abbas Furniturewalla, otro de los responsables de la investigación.

La pulsera de plástico desarrollada por estos investigadores incluye una placa de circuito flexible y un biosensor con tubo más delgado que el diámetro de un cabello humano con electrodos de oro incrustados. Tiene un circuito para procesar señales eléctricas, un microcontrolador para digitalizar datos y un módulo 'Bluetooth' para transmitir datos de forma inalámbrica.