En  la actualidad los jóvenes llegan hasta determina edad sin visualizarse metas, y algunos quieren seguir dependiendo de sus padres, sin importar la economía que sustenta el hogar. El conformismo en los jóvenes, es perjudicial, pues afecta su futuro porque los obliga a limitar sus capacidades, y te los vuelve pesimista ante  las  adversidades.

La  juventud  ya  no  quieren  cambiar  la  sociedad,  todo lo contrario se ha vuelto una  virtud  muy  rara,  porque  muchos  viven encerrados  en  su  entorno donde según ellos no se les permite  divertirse  con  sus  amigos, y creen que sus padres  son  indispensables.

Los problemas generacionales, eran los causante de tantas huidas de casa en los tiempos de la patilla y los pantalones de campana, esto problemas ya no existe. Aquellos hogares en pie de guerra se han convertido ahora en estampas dignas de la casa de la pradera, y esta es una de las principales razones de la tolerancia que muestran los padres hacia la permanencia en casa de sus retoños

Lamentablemente, muchos de los adolescentes que no quieren estudiar, no lo hacen por la falta de recursos económicos, sino porque no quieren, de  tal  manera  que se les ofrecen facilidades e incluso opciones de becas, y ellos hacen caso omiso, ya que tienen muchos distractores, como los dispositivos electrónicos.

La vida de un hombre debe estar llena de metas. Estas metas pueden ser grandes o pequeñas, reales o ilusorias; en verdad nada de esto importa al individuo, lo mejor es que la mente jamás permanezca desocupada, que siempre esté pensando en algo  nuevo o entretenido.