Todos, en mas de alguna ocasión nos hemos sentido atrapados en relaciones amorosas, y no sabemos de porqué a pesar de todos los problemas continuamos junto a esa persona. Pero te has preguntado si el sexo influye en esta decisión o más bien ¿puede el sexo sustituir el amor y hacerte permanecer junto a tu pareja?

"No es que este obsesionado sobre ello, pero ya desde hace algún tiempo he empezado a creer que el sexo es una de las partes fundamentales de nuestra vida". El sexo significa diferentes cosas para diferentes personas, y lo que significa para ti puede estar teniendo un gran efecto en tu relación.

Para la mayoría, el sexo es una de las pocas facetas en las que el ser humano puede ser valiente, inteligente, arriesgado, audaz, generoso, comprensivo, amable, único y conocedor de lo que significa la vida, en el más amplio sentido del término. Claro que el sexo puede ser también todo lo contrario. Pero aún así, con sus días buenos y malos, sus altos y bajos, sus glorias y miserias, diría que es una de las experiencias más interesantes por las que podemos atravesar.

Peor existen otras personas que  piensan que para que una relación se mantenga  o exista debe de estar involucrados los sentimientos “AMOR” aun que esta palabra se define como una emoción o un sentimiento está sujeta a diferentes interpretaciones románticas y abstractas hasta el punto de  que digan que no existen palabras para explicar lo que es amor.

En ocasiones debemos  repetirnos una y otra vez hasta que se quede grabado en nuestra esencia: el sexo no reemplaza la ternura ni suple el afecto. Sin embargo, hay ciertos casos en que influye para que el autocontrol emocional se pierda y asomen vestigios de afecto; De hecho, si se hace un análisis detallado, podría verse que las expresiones y manifestaciones amorosas tienen más que ver con la pasión carnal que con la ternura o romanticismo, por tanto  deberíamos de sopesar ambos elementos  al momento de  tomar  la decisión de iniciar o continuar con una relación y  no dejar  que  solo uno de esto nos arrastres por que el destino seguir es el fracaso.