Días buenos los que vive Nicaragua porque vamos recuperando la normalidad, así lo destacó la Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de Nicaragua en su mensaje de este jueves 2 de agosto, señalando que a algunos les molesta que se hable de normalidad porque la normalidad representa la victoria de la paz, de la familia, del trabajo.

Destacó que Nicaragua gracias a Dios avanza en bendición, procurando reconciliación, unidad y victoria, “victoria de la paz, victoria del encuentro, victoria de la tranquilidad, victoria de todos lo que queremos la alegría, y sobre todo la alegría de vivir tranquilos de vivir en paz de vivir construyendo el porvenir en cristianismo en amor de familia en amor fraternal, en socialismo en solidaridad.”

“La normalidad represente la victoria del pueblo nicaragüense, esa es la verdad, en la medida que vamos recuperando la actividad productiva en el campo, que no se detuvo gracias a Dios, no se detuvo, sigue adelante y que viene bien. La actividad comercial que fue suspendida o interrumpida por los tranques de la muerte. En la medida que se recupera la seguridad, la paz, se recupera la vida, el aliento de vida, y vamos adelante".

Agregó que a algunos les molesta porque les estorba la paz, “pero la paz de Dios está con nosotros, la paz de Dios que instala cariño, que instala fortaleza, que instala trabajo capacidad, aliento, la paz de Dios que quiere la vida está sobre Nicaragua. La mano de Dios está sobre Nicaragua, procurando milagros que a nosotros nos corresponde caminar. Dios derrama los milagros y a nosotros nos corresponde caminar esos milagros, hacerlos realidad todos los días, y sobre todo en primer lugar el milagro de la paz”.

La compañera hizo énfasis en que Nicaragua es un pueblo generoso, “somos un pueblo victorioso, espiritualmente victorioso y desde esos triunfos del alma, del espíritu, de la fe, es que vamos adelante consolidando el milagro de la paz, la bendición de la paz que Dios pone para Nicaragua. Trabajo, paz, unidad y reconciliación, eso es lo que Dios ha dispuesto y es lo que estamos haciendo realidad".

Rosario hizo lectura del Salmo 66: "Alabanza por los hechos poderosos de Dios"

Aclamad a Dios con alegría, toda la tierra.
Cantad la gloria de su nombre;
Poned gloria en su alabanza.

Decid a Dios: ¡Cuán asombrosas son tus obras!
Por la grandeza de tu poder se someterán a ti tus enemigos.

Toda la tierra te adorará,
Y cantará a ti;
Cantarán a tu nombre. 

Venid, y ved las obras de Dios,
Temible en hechos sobre los hijos de los hombres.

Volvió el mar en seco;
Por el río pasaron a pie;
Allí en él nos alegramos.

El señorea con su poder para siempre;
Sus ojos atalayan sobre las naciones;
Los rebeldes no serán enaltecidos. 

Bendecid, pueblos, a nuestro Dios,
Y haced oír la voz de su alabanza.

Él es quien preservó la vida a nuestra alma,
Y no permitió que nuestros pies resbalasen.

Porque tú nos probaste, oh Dios;
Nos ensayaste como se afina la plata.

Nos metiste en la red;
Pusiste sobre nuestros hombros pesada carga.

Hiciste cabalgar hombres sobre nuestra cabeza;
Pasamos por el fuego y por el agua,
Y nos sacaste a abundancia.

Entraré en tu casa con holocaustos;
Te pagaré mis votos,

Que pronunciaron mis labios
Y habló mi boca, cuando estaba angustiado.

Holocaustos de animales engordados te ofreceré,
Con sahumerio de carneros;
Te ofreceré en sacrificio bueyes y machos cabríos. 

Venid, oíd todos los que teméis a Dios,
Y contaré lo que ha hecho a mi alma.

A él clamé con mi boca,
Y fue exaltado con mi lengua.

Si en mi corazón hubiese yo mirado a la iniquidad,
El Señor no me habría escuchado.

Mas ciertamente me escuchó Dios;
Atendió a la voz de mi súplica.

Bendito sea Dios,
Que no echó de sí mi oración, ni de mí su misericordia.

La Vicepresidenta agregó que los nicaragüenses sabemos que el hecho poderoso en nuestro país es la paz, es la seguridad, es la reconciliación, es el encuentro, “es la alegría que tenemos los nicaragüenses de reencontrarnos con nuestra alma piadosa, con nuestra fe, con nuestra generosidad con nuestra solidaridad, con la voluntad y las ganas de vivir, tranquilos”.

“Alegría entonces y alabanza por los hechos poderosos de Dios, que derrama sobre nosotros: trabajo, buenas cosechas, prosperidad, caminos de prosperidad”.

¡Cómo molesta la alegría a algunos!, ¡Cómo molesta los cantos de este pueblo nuestro a algunos!, ¡Cómo molesta el amor, a quienes han llenado su alma de odio, a quienes tienen los rostros descompuestos de odio!, ¡Cómo molesta el amor, el cariño, la voluntad, las ganas de encontrarnos todos los días reunidos, alrededor del amor!, les molesta el amor, todos los que tienen el alma llena de odio rechazan el amor, y rechazan la paz, creo yo, creemos, sabemos que la paz representa la normalidad, representa - para a quienes tienen el alma desgraciadamente intoxicada o envenenada- una muestra de cómo el odio se derrota con amor, y eso les molesta y eso les perturba y por eso acechan porque pretenden seguir rompiendo la paz, pero este pueblo quiere paz, la familia quiere paz , todos queremos paz, trabajo y seguir aprendiendo emprendiendo y prosperando”, seguró.

“Y cuánto hemos aprendido en todo estos meses, cuánto hemos aprendido, Dios ha dispuesto estas rutas de aprendizaje, Dios conoce los caminos, son caminos misteriosos, pero son caminos para ir adelante, desde la fe, desde el cristianismo genuino, ese cristianismo que representa compromiso cotidiano con el amor, compromiso cotidiano con el prójimo, Dios nos pone los caminos, tenemos que seguir esos caminos, a veces no los entendemos, pero los seguimos porque tenemos fe, y porque somos un pueblo devoto”.

Agregó que "lo que Dios nos pone son caminos de amor, de paz de encuentro, de trabajo, de prosperidad, de seguridad que es lo que necesita Nicaragua, amor, paz, seguridad, trabajo para reprender el buen rumbo que traíamos y reunirnos, reconciliarnos, reencontrarnos, por supuesto que, con Justicia, justicia para todas las familias que sufrieron crímenes de odio, pérdidas de seres queridos, porque eso es irreparable".

Recalcó que los nicaragüenses queremos justicia y desde la justicia queremos paz, trabajo, paz, prosperidad, “y sobre todo queremos ya pasar esa página de tinieblas, esa página o esas páginas diabólicas, de ritos satánicos que han atentado contra la fe cristiana de los nicaragüenses, queremos ya pasar esa página, ir adelante, habitando los nuevos tiempos, las nuevas circunstancias, trabajando duro y trabajando bien. Reconociendo las nuevas situaciones, las nuevas circunstancias y habitándolas plenamente. Son circunstancias llenas de retos y desafíos, pero sabemos, porque somos un pueblo valiente, bravo, noble, digno con espíritu soberano, sabremos como sabemos enfrentar esos desafíos, esos retos, e ir siempre adelante, siempre más allá en Patria Libre, en Patria Digna, en Patria Nicaragüense por gracias de Dios”.