El comandante Ramón Landeros, Jefe de Operaciones de la Dirección General de Bomberos (DGB), dijo que hasta el momento reportan unas 500 hectáreas de maleza y algunos árboles devorados por las llamas, y mantienen la presencia de efectivos apagaincendios en las faldas del volcán Masaya.

Landeros, detalló que el siniestro inició a eso de las 8 de la noche de este miércoles, momento en que se movilizaron 96 afectivos al lugar, reanudando nuevamente las labores este jueves en horas de la madrugada, sin reportar daños materiales.

Preliminarmente, se presume que el siniestro fue ocasionado por cazadores de garrobos y otros animales silvestres, y hasta estas horas los vientos fuertes de la zona provocan que las brazas ardan nuevamente, destacó el Jefe de Operaciones de la DGB.

Otro de los problemas que mantienen, es la falta de abastecimiento de agua en el lugar, por lo que al trasladar las auto cisternas a la delegación de Nindirí para rellenarlas, las llamas abarcan más terreno.

En el lugar hay presencia de un centenar de efectivos de la Estación de Bomberos de Nindirí, de la Federación de Bomberos Voluntarios de Masaya, de la Estación de Bomberos del Mercado Roberto Huembes, de Defensa Civil, Sinapred, para evitar una tragedia mayor.

Venecia, la comunidad más cercana, no está en peligro, pero las 20 familias que la conforman ya fueron avisadas sobre la seriedad del caso, aseguró el jefe bomberil.

El último gran incendio en el Parque Nacional Volcán Masaya ocurrió en 2002, cuando 1.000 hectáreas fueron afectadas.

El parque nacional Volcán Masaya, está ubicado 23 kilómetros al sureste de Managua y tiene una extensión de 54 kilómetros cuadrados y entre sus atractivos incluye dos volcanes, cinco cráteres y una rica y abundante flora y fauna.