La Compañera Vicepresidenta Rosario Murillo, reiteró hoy que Dios promete para Nicaragua las rutas de paz y bien, que fueron interrumpidas por los terroristas golpistas desde el pasado 18 de abril.

“Esta Nicaragua que es siempre bendita, y lo decimos no tres, ni siete, montones de veces siempre bendita, siempre bendita, siempre libre; esta Nicaragua que nos toca unir a todos y a cada uno, todos los días, para ir adelante con cariño, con amor, reconciliación, el encuentro, buscando cómo dar continuidad a la senda de bien común que veníamos recorriendo a lo largo de los últimos 11 años”, dijo.

“Pero vamos por esa senda, vamos ya por esa senda de la mano de Dios, para su Gloria, con su Gracia, vamos por esa senda de reencuentro, de reconciliación, de cariño, de cristianismo, amor cristiano, amor al prójimo, de cristianismo, de solidaridad”, añadió.

Reencontrar el rumbo

Destacó que “nuestro pueblo es un pueblo generoso, somos un pueblo generoso, somos un pueblo solidario, somos un pueblo de espíritu comunitario. Estamos siempre pendientes de lo que ocurre en la comunidad, de respaldar al vecino cuando sufre, de acompañar a las familias que tienen enfermo, acompañar, visitar, estar pendientes, somos un pueblo solidario, generoso, así hemos sido, somos, es nuestra cultura tradicional, nuestra cultura y nuestros valores de familia”, expresó.

Agregó que “somos un pueblo cristiano, devoto, de fe, y así vamos desde la fe, reencontrando el rumbo, el rumbo de la vida en amor, como familia, como hermanos, en amor, en fraternidad, porque ese es el sentido que tiene convivencia, vivir como hermanos y más en una Nicaragua, tan cristiana como decíamos, tan devota, tan de valores familiares”.

Señaló que somos un pueblo de familia, “todos nos conocemos y todos participamos de una cultura y de esos valores de familia que nos distinguen y nos defienden precisamente; en un mundo donde esos valores se van perdiendo, aquí somos solidarios, nos encontramos, nos reunimos en la comunidad y esas son las sendas que veníamos transitando y las sendas que vamos reencontrando en la medida de que todos participamos de asentar, afianzar, afirmar la seguridad en nuestro país”.

Terroristas querían arrebatar tranquilidad

Rosario indicó que los terroristas querían impedir la tranquilidad de las personas, y “nos secuestraron durante meses, no podíamos movernos, no podíamos salir de las casas, no podíamos ir a las iglesias, no podíamos ir a los cultos, no podíamos hacer nuestra vida normal, esa vida sana, saludable, que tenemos en valores de familia en nuestra Nicaragua”.

“Pero vamos reencontrándonos en la medida en que vamos afianzando la seguridad, vamos reencontrándonos con nosotros mismos en amor cristiano, en reconciliación, en sentido y propósito de unidad familiar”, dijo.

Destaca actos de reencuentro

“Hemos visto por ejemplo, esos hermosos actos de reencuentro que se han hecho en Jinotepe, en Masaya, donde las familias han recibido a sus parientes que habían estado detenidos y hemos hecho todos el compromiso, de paz y bien, el compromiso de vida sana, el compromiso de familia”, resaltó.

“No tiene sentido, como decíamos ayer y lo repetimos hoy, el rencor, y es lo que quisieron sembrar en nuestro país, la distancia, la discordia, nosotros queremos reinstalar y lo estamos logrando, la paz, la cercanía, la concordia, la vida en familia, el perdón, la reconciliación, la solidaridad, la misericordia, como le querramos llamar”, añadió.

Una tierra sagrada

“Porque vivimos en esta tierra sagrada y vivimos juntos; aquí decíamos ayer, aquí nacimos, aquí trabajamos, aquí luchamos para salir adelante, aquí queremos ganarnos la vida, con honradez para prosperar; aquí emprendemos para prosperar, aquí tiene sentido la vida buena, la vida sana, la vida en valores cristianos, de familia y de comunidad; eso es lo que estamos volviendo a promover con la participación de todas las familias”, enfatizó.

Dijo que los terroristas nos arrebataron la concordia durante tres meses. “Tres meses de terrorismo golpista, el pueblo nicaragüense quiere paz, Nicaragua quiere paz, quiere trabajar en paz y unidad, Nicaragua, los nicaragüenses somos un pueblo valiente, digno, formidable!”, expresó.

No queremos la guerra

“Conocimos el sufrimiento de la guerra durante años y nadie quiere guerra en Nicaragua, lo que queremos es vivir y trabajar, educarnos, ser atendidos en salud, tener nuestras calles reparadas como estaban, tener nuestras instituciones que nos sirven; lo que queremos es vivir en paz, trabajar en paz y prosperar”, dijo Rosario.

“Y eso es lo que estamos promoviendo, reinstalando en todo el país. Ese es el compromiso de nuestro Presidente, el Comandante Daniel y es el compromiso que hemos venido asumiendo en todos los municipios, en todas las comunidades de nuestra Patria Libre”.

“Así vamos, así estamos trabajando duro para fortalecer la paz, para ser constructores de paz, para restaurar la tranquilidad, la normalidad. Qué bonito se ven todos esos eventos de la tradición festiva de las comunidades, de los pueblos, las tradiciones culturales, la gastronomía”, enfatizó.

“Qué bonito se ve el pueblo trabajando en sus actividades cotidianas, desplazándose con libertad, porque así debe ser, un derecho esencial; qué bonito se ve los centros de salud, funcionando, las Casas para Personas con Necesidades Especiales como una que se inauguró en estos días en Matagalpa”, refirió la Compañera Vicepresidenta.

“Qué bonito se ve el ambiente, ese aire de tranquilidad, de seguridad, de concordia, de fraternidad, mandato cristiano, hermandad, amor al  prójimo; el que no quiere verlo no lo va a ver nunca, pero el que tiene ojos para verlo, lo ve, porque lo vive, porque lo siente, porque es nicaragüense por Gracia de Dios”, añadió.

“Otros piensan, no como nicaragüenses, sino como personas de otros países, con otros proyectos, con otros propósitos; pero la mayoría del pueblo nicaragüense tiene alma nicaragüense, sabe de honor, de dignidad,  de lucha y de honor como dice ese popular tema música. Y vive en Nicaragua, no en otras latitudes, nosotros vivimos en Nicaragua”, dijo.

“Y aquí trabajamos y aquí luchamos para vencer y aquí tenemos fe inquebrantable en todas las victorias que Dios ha dispuesto para nuestro país y fe inquebrantable en los planes de Dios, que son planes de paz, de amor, de prosperidad, de trabajo para Nicaragua”.

Para finalizar la Compañera Rosario dijo: “Y no lo dudamos, plena confianza, en los planes de Dios y en la capacidad de las y los nicaragüenses para hacer realidad todos esos planes. Para recorrer la senda de bien común, de paz y bien”, concluyó.

Avanzamos de la Mano de Dios

"Así és como vamos avanzando, de la Mano de Dios, así és como Seguimos Cambiando Nicaragua. Tuvimos una interrupción de 3 meses, dolorosa, horrorosa, diabólica, tenebrosa ! Pero Salimos Adelante, porque confiamos en Dios Nuestro Señor y nos acogimos a Su Voluntad; rezamos todos los días, pedimos a Dios, tuvimos Confianza, decíamos, en Sus Designios, y por eso hemos venido trabajando y alcanzando la Paz, y vamos a consolidar esa Paz, desde el Encuentro, desde la Reconciliación y desde la Capacidad que tenemos y que hemos probado tener, de convivir armoniosamente en las Comunidades del País", dijo..

“Vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios”, dice Deuteronomio 28:2.

“Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo.

Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas.

Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar.

Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir.

Jehová derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti.

Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da”.

Hemos confiado, hemos sido prudentes, hemos actuado con Serenidad, con Sabiduría, y nos hemos acogido a las Bendiciones que Dios promete para Nicaragua... Paz, Paz, Paz ! Mucha, mucha Paz, Trabajo y Prosperidad ! Nos acogemos a las Bendiciones que Dios promete, que tiene en su Plan para Nicaragua : Un Plan de Amor, de Encuentro, un Plan de Paz, un Plan de Trabajo, un Plan de Confianza y Esperanza, un Plan de Prosperidad, concluyó.