En los alrededores del mercado Israel Lewites los vendedores por cuenta propia no paran de trabajar, reactivando así la economía del país.

Ya sea vendiendo frutas, verduras, ropa usada, comida, tortillas o bisutería, todos los días de la semana desde tempranas horas abren sus negocios con los que mantienen su hogar y sacan adelante a sus hijos.

Andrés Luciano Pérez, es vendedor de bisutería y artesano de artículos de madera como espadas, guarda llaves y bastones. Él expresó que gracias a Dios las ventas han venido mejorando.

“Nosotros trabajamos con los bancos y por ley debemos pagar todos los días así que de lunes a domingo estamos aquí por eso queremos la paz, es demasiado, la gente no quería salir, pero acá todo está normal y vemos que va pasando y ojalá Dios quiere que haya paz porque es necesario”.

En ese mismo sector, se encuentra el local de Iveth Salinas, quien degusta a sus clientes con deliciosos platillos nacionales a como son el vaho, el nacatamal y enchiladas.

“Los tenemos a buen precio para la comodidad de la gente. Gracias a Dios las ventas están buenas. Este vaho lo preparamos desde la noche y cuesta 60, 70 y 80 córdobas, los nacatamales 40 y las enchiladas 25 córdobas”.

“Como todos los ciudadanos queremos la paz, como hermanos e hijos de Dios debemos seguir buscando la paz porque todo esto que ha pasado nos perjudica a todos en los días más duros la gente no compraba, pero ahora hay más tranquilidad la gente sale con más frecuencia a las calles y gracias a Dios todo se está normalizando”.

Uno de los bastimentos indispensable en la dieta de los nicaragüenses es la tortilla. Tan rica con queso, huevo o frijolitos.

“De lunes sábados estamos trabajando, las ventas han mejorado aunque no estamos vendiendo lo mismo, pero sabemos que Dios nos cuida y sabemos que debemos trabajar para comer y pagar los gastos”, dijo Fátima Reyes Valle.

“Estamos acá como mujeres luchadoras, pidiendo que vuelva la paz y la seguridad de antes. Deseamos que se vuelva la normalidad para no vivir con miedo”, culminó Fátima.

comercio

comercio

comercio

comercio

comercio

comercio

comercio

comercio

comercio

comercio

comercio

comercio

comercio