El riquísimo vaho, es uno de los diversos platillos de la gastronomía nicaragüense, que ahora puede saborear cualquier día de la semana, en un rinconcito de la capital.

Hay quienes elaboran este plato delicioso solo en fin de semana, pero la Casa del Vaho, ubicada de la calle de la Portuaria contiguo al BDF, de la óptica nicaragüense 20 varas al lago, 1 ½ media abajo, lo prepara de lunes a sábado.

Para Reynaldo Alberto Ruiz Borges, reconocido músico y maestro en la cocina, quien se dedica a preparar este sabroso platillo, el secreto  lo complementa con el amor, pasión y disciplina.

Aseguró que un consejo para otros emprendedores es ser positivos, porque dando gracias, es como uno recibe.

Cuando estoy haciendo el vaho tengo que estar bien físicamente, agradecido espiritualmente, y positivo porque si yo tengo algo negativo en mi interior, esa negatividad se pasa al vaho”, expresó.

Nicaragua, tierra bendita para progresar

Al referirse a las dificultades que tuvo que pasar para adquirir los ingredientes para la preparación del vahó, por la situación que estaba pasando Nicaragua, recordó que nunca perdió la esperanza de que todo volviera a la tranquilidad y bienestar.

 “Ante cualquier situación que viva Nicaragua, yo siempre he dicho que tiene que haber paz, amor y entendimiento, ya que el país tiene las condiciones físicas, de infraestructura, economía y con una tierra bendita para progresar, y los corazones debemos entrar en ese juego divino de Dios”.

Como un consejo para los futuros emprendedores, dijo que “siempre se debe sacar de lo malo lo bueno y si nos caemos levantarnos, porque no hay derrota si nos levantamos. Sigamos adelante con disciplina, amor y hacer bien las cosas”, aseguró”.

El maestro en la cocina compartió que “el amor es una llave, cuando damos gracias es porque estamos amando lo que estamos haciendo, la pasión se conjuga porque es la vocación que viene desde el fondo de tu alma y la disciplina que nos llevará al final de lo que hemos emprendido”.

Inicios de la Casa del Vaho

La Casa del Vaho inició hace 7 años en los Robles y luego de un tiempo cerrado, volvieron abrir en Bolonia y ya llevan 2 años.

“Mis hermanos y yo nos apasiona la comida típica y mi esposo, además de ser músico, es el maestro de la cocina y lo que queríamos era promover la comida nicaragüense y que mejor que especializarnos en un riquísimo vaho de calidad”, expresó Patricia Prado.

Por la buena aceptación por la calidad y el sabor, uno de los proyectos es abrir kioscos.

Además de vaho ofrecen chancho con yuca, vigoron y plato mixto que es chancho con chicharon y yuca. Si piden de 3 vaho a más el delivery es gratis. El precio del vaho es de 150 córdobas.  

Nuestro meta es seguir creciendo para aportar a la economía y aprovecho para decirle a los  futuros emprendedores que deben vencer el miedo. Somos un pueblo creyente lo primero es  encomendar nuestro negocio a Dios”.