Un grupo de ciudadanos nicaragüenses que demanda justicia para todas las víctimas del terrorismo golpista, está desarrollando mecanismos de protesta pacífica para exponer sus peticiones.

El grupo de jóvenes proyecta imágenes de los crímenes cometidos por los golpístas, en paredes de instituciones privadas, que censuran el derecho a una información veraz y objetiva.

Este método de protesta pacífica, que no daña la vida de las personas ni violenta el derecho de los nicaragüenses para circular libremente en el territorio, reinvidica el sagrado derecho a la libertad de expresión.