Temas regionales como el crimen organizado y el narcotráfico serán parte de la agenda del día, en la cual está previsto que Guatemala oficialice su propuesta respecto a la despenalización de narcóticos en Centroamérica, señaló Prensa Latina.

Los presidentes de seis países del istmo centroamericano y el canciller de República Dominicana Estado asociado del SICA- dialogarán este martes con el vicepresidente estadounidense, Joseph Biden, confirmó la víspera la Secretaría de Relaciones Exteriores de Honduras.

Con excepción de Belice, las máximas autoridades del área sostendrán un encuentro con el enviado de Washington durante un almuerzo de trabajo que ofrecerá el anfitrión del evento, el gobernante Porfirio Lobo.

Según la cancillería hondureña, a la cita asistirán la mandataria costarricense, Laura Chinchilla; el nicaragüense Daniel Ortega; el salvadoreño Mauricio Funes; el guatemalteco Otto Pérez; el panameño Ricardo Martinelli; mientras el representante dominicano será el secretario de Relaciones Exteriores, Carlos Morales.

El SICA es el marco institucional de la Integración Regional de Centroamérica, creado en diciembre de 1991 por Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá; y luego se adhirió Belice.

Honduras registra la más alta tasa de muertes violentas en Centroamérica, con 82 por cada 100 mil habitantes, reveló el informe anual de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) de la ONU, difundido hace una semana aquí.

En la región centroamericana operan más de 900 maras (pandillas) con más de 70 mil miembros y las cifras de asesinatos llegan a 82 por cada 100 mil habitantes en Honduras, 65 en El Salvador y 40 en Guatemala, señala el documento divulgado el pasado martes por el medio informativo digital elheraldo.hn.

De acuerdo con el texto, la violencia de organizaciones de narcotraficantes, bandas transnacionales, pandillas locales y otros grupos ha alcanzado niveles alarmantes que no tienen precedentes, sobre todo en los tres países antes mencionados.

Como causas del incremento de los números de delincuencia en la referida zona, la JIFE citó el tráfico de drogas, la violencia juvenil y las pandillas callejeras, junto con la amplia disponibilidad de armas de fuego.

El problema de la droga se agrava, acota el resumen del 2011, por la debilidad de las instituciones estatales como las policías carcomidas por la corrupción, a su vez alentada por el poder y la disponibilidad de fondos del narcotráfico.

Para la JIFE, América del Norte constituye el principal mercado de drogas del mundo, con altos niveles de producción, fabricación, tráfico y consumo en los tres países que integran esa región (Estados Unidos, Canadá y México).

Alrededor del 90 por ciento de la cocaína que se consume en Estados Unidos se trafica a través de México, según ese órgano de fiscalización internacional.