Las familias, comerciantes y productores de Pantasma, podrán circular con tranquilidad porque los tranques que habían sido instalados fueron levatandos.

Esto sucedió gracias a los acuerdos firmados entre las autoridades de Wiwilí, Santa María de Pantasma y El Cuá.

Tras la firma de los acuerdos, los tranquistas desalojaron el lugar, retirándose a sus casas.