La ciudad de Bruselas, Bélgica es la sede de la segunda reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea (UE) y de la Comunidad de Estados de Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) en los que se debaten la Consolidación del multilateralismo y la cooperación en foros globales la implementación de la agenda 2030 de desarrollo sostenible y el trabajo conjunto por economías, comercio, inversiones y productividad inclusivas y sostenibles con el objetivo de continuar cooperando entre ambas regiones.

El Cro. Paul Oquist, Ministro Privado de Políticas Públicas y Secretario Privado de la Presidencia de la República, presidió la delegación de Nicaragua. El Compañero Oquist señaló que Nicaragua refirma su “compromiso en defensa de nuestra constitución y nuestras leyes para continuar consolidando nuestra democracia a través de elecciones libres y transparentes y continuar con nuestro modelo económico y social que ha logrado el tercer crecimiento promedio más fuerte en América Latina y el Caribe con un crecimiento del 4.6 por ciento anual anual en los últimos siete años y simultáneamente lograr la reducción de la pobreza. En el ámbito económico y social, disminuyéndose significativamente la brecha económica de género medido por el Índice del Foro Económico Mundial. Nicaragua ha pasado del lugar 90 en el mundo en 1990 a entre sexto y duodécimo lugar en años recientes, gracias a las políticas re distributivas y de activación económica de la mujer. 

Sin embargo, los logros alcanzados por Nicaragua y su modelo de desarrollo se ven seriamente amenazados por el Cambio Climático. Somos uno de los 5 países más vulnerables al cambio climático mundial de acuerdo a “German Watch”. A pesar que sus emisiones representan el 0.03% que ni ponen ni quitan en el esquema mundial, siempre hacemos nuestra parte. 

En materia ambiental Nicaragua ha pasado del 25% de energía renovable en 2007 al 56% en 2015 y alcanzará el 90% en 2020. Nicaragua actualmente emite 4.8 millones de toneladas de CO2e, habiendo reducido 2.1 millones de toneladas como resultado de la conversión a energía renovable, y tiene compromisos para capturar 11 millones de toneladas de gases de efecto invernadero a través de la reforestación de tierras degradadas.