Los comerciantes que trabajan por cuenta propia no se detienen ni un día. Ellos apuestan al trabajo diario porque saben que es la única manera de seguir adelante y llevar el sustento a sus hogares.

Víctor Rodríguez, es propietario de uno de los tantos negocios de reparación de motos y venta de repuestos, ubicados en la pista del mercado Israel Lewites.

"No hemos parado porque tenemos que trabajar, no tenemos un salario fijo así que hay días buenos y malos", subrayó

"Gracias aquí casi todo ha estado normal. En el Israel sólo tuvimos como dos amenazas de saqueos y no pasaron a más, por eso es necesario que tengamos paz y seguridad, tenemos fe en Dios que todo esto se ca a componer porque nada dura para siempre y las familias queremos trabajar", agregó.

Mercados2

Encontramos a Melania Zapata, en su comedor, picando las verduras que utilizará para preparar diferentes alimentos que vende en el Israel Lewites.  Ella comentó que a pesar que han bajado las ventas, ellos como comerciantes no dejan de trabajar.

“Antes vendíamos desayunos y almuerzos y hoy sólo almuerzos. Y uno no le puede subir a la comida porque si no, pues no vendemos, sin embargo, poco a poco vemos cómo se va estabilizando todo", comenta.

"Nosotros no páramos de trabajar, es necesario para mantener a la familia por eso esperamos que vuelva la paz, queremos que vuelva a ser como antes", agregó.

El joven José Manuel Mayorga, vendedor de celulares y accesorios, dijo que lo único que quieren como comerciantes es “trabajar con tranquilidad y que las ventas estén buenas para poder llevar el sustento al hogar".

 

Mercados2

Mercados2

Mercados2

 

Mercados2