Familias capitalinas junto al Reverendo Miguel Ángel Casco, protagonizaron un encuentro de oración en la Avenida de Bolívar a Chávez donde clamaron con mucha fe a Dios para que la paz reine en los hogares y corazones de miles de nicaragüenses que han sido segados por el odio y la venganza, causando destrucción y muerte.

Durante su mensaje, el Reverendo Casco, destacó que Dios está del lado de los justos y que la oración es el arma más fuerte y letal para combatir las fuerzas del mal, mismas que han sembrado el terror en Nicaragua.

“La oración es nuestra más grande arma en contra del enemigo, ese que merodea nuestros hogares y que ha venido a robar, matar y destruir. Nicaragua es un pueblo de fe, de amor y estoy seguro que ahí donde usted dobla rodillas y se humilla ante Dios, su clamor es escuchado, porque no hay hijo de Dios que sea humillado”, dijo.

Los participantes agradecen a Dios porque concede a Nicaragua ir poco a poco recuperando la paz y la tranquilidad, sin embargo, continúan orando para que el odio salga de esos corazones atribulados y que además han sido manipulados por los intereses políticos y económicos de unos cuantos.

“Todos somos hijos de Dios y aun cuando nuestro semejante nos humille, nos agreda o nos condene, tenemos que perdonarlo porque a eso nos manda el señor, a orar por todos para que juntos vayamos construyendo la paz y la reconciliación”, manifestó Rodrigo Guzmán.

“Dios nos ha enseñado a combatir al enemigo orando, cuando nuestra fe está fortalecida no hay quien nos derribe, por eso no nos cansamos de orar porque sabemos que Dios nos va a sacar de este impase y vamos a salir más que vencedores”, subrayó Carmenza Ruiz.

rot-hug

rot-hug

rot-hug

rot-hug

rot-hug