Miles de niños y niñas se reencontraron este fin de semana con la alegría y la felicidad. Quisieron arrebatarles estos tesoros, pero no pudieron. El amor le torció el brazo al odio, y el miedo que incubaron los vende patrias por varios días, se traduce ahora en sonrisas en la recuperación del Amor y la Paz de esta hermosa Nicaragua.

Atrás quedaron los días oscuros cuando los niños no podían salir a los parques y calles turísticas de Managua. El amor ha vencido. Los mimados de la revolución han triunfado, y han salido a celebrar la vida enarbolando la sonrisa como bandera, con la mirada puesta en la esperanza del futuro.

Las familias se han reencontrado con la paz, y lo han expresado al salir de sus casas para retomar el buen rumbo de esta Nicaragua Bendita y Siempre Libre! Han visitado con gran contento el Parque Luis Alfonso Velásquez, El Parque Las Madres y el turístico Puerto Salvador Allende.

“Nos sentimos felices. Esta es la vida que queremos, una vida llena de alegría, donde podemos salir con nuestros hijos y celebrar esta tranquilidad. Se han venido a divertir y están realmente felices. Han perdido el miedo, las calles están más tranquilas y hay más seguridad”, expresó Roberto Hernández.

“Hemos recorrido gran parte de estos parques de Managua, y ya se ve que la gente anda tranquila, gozando con los niños. Hay mayor comercio, mayor movimiento, Nicaragua vuelve a ser la misma. Se ha logrado restablecer el orden y desenmascarar el vandalismo”, manifestó triunfal Margarita Centeno.

En el Puerto Salvador Allende, vuelve a palpitar el corazón del turismo capitalino. Los kioscos ofrecen la riquísima gastronomía nica, las familias se pasean a orillas del Xolotlán, y la Plaza de Colores se llena de ritmos tropicales en un festín cultural que convocó a cientos de pobladores.

En el Parque Luis Alfonso Velásquez Flores, la diversión está en cada rincón. Niños corretean por todos lados, llenos de alegría. Desde el Parque Acuático, la zona de juegos mecánicos, las canchas deportivas, todo está llenísimo. Hay vida y esperanza, y el pueblo tiene fe al retomar la nueva vida, los nuevos tiempos.

ninos

ninos

ninos

ninos

ninos

ninos

ninos

ninos

ninos

ninos

ninos

ninos

ninos

ninos

ninos

ninos