Un sábado familiar alegre vivieron los niños y niñas que visitaron La sorbetería Hormiga de Oro en la Avenida de Bolívar a Chávez.

Un grupo de payasos fueron los encargados de pintar sonrisas en la cara de estos mimados de la revolución sandinista.

Pinta caritas, concursos de bailes, adivinanzas, trabalenguas, fueron algunas de las actividades recreativas en las que participaron estos pequeñines.

Jessenia González, madre de uno de los niños que disfrutó de esta tarde alegría y diversión, expresó que: “La hemos pasado muy bien con los payasos porque divierten a los niños. Los traigo acá para que ya no están aburridos en las casas”.

Wendy Peña, fue una de las ganadoras de las dinámicas en la que pudieron demostrar sus talentos artísticos.

“Todo ha estado bonito, los payasos son divertidos, cuando vengo a la hormiga me siento feliz”.

Francisco Evaristo Gómez, no tuvo tanta suerte al no poder ganar uno de los carros y globos, pero sí disfrutó al poder compartir con todos los niños y niñas.

“Los pinta caritas me encantan porque me hacen máscaras. La Sorbetería es muy buena, siempre que vengo pido el helado doble”, comentó.