Promoviendo el amor y cuido por la naturaleza, el Instituto Nacional Forestal (Inafor) realizó una tarde recreativa en el Arboretum Nacional con niños y niñas, para enseñarles a través de pinturas, juegos y dinámicas la importancia que poseen los árboles para la vida.

Dentro de las actividades recreativas y de enseñanza, los niños pudieron conocer a Tía Elena y Tío Juancho, dos marionetas que a través de sus ocurrencias enseñaron los nombres de los árboles y el cuido que se les debe dar.

“La actividad estuvo muy bonita porque pudimos comer muchos caramelos”, dijo el niño Juan David Rostrán Espinoza.

Su madre, Ana María Membreño Cruz, expresó que en su hogar ella le enseña a cuidar los árboles.

“Uno tiene que cuidar las plantas, no dejar que los talen, hay que regarlos en la mañana y en la tarde porque hay que ver a los árboles como si fueran un niño y eso les dio a mis hijos”, expresó.

Otro de los niños que participó en esta bonita actividad educativa, fue José René Moreno García, quien manifestó que “en mi casa he sembrado papayas y las cuido porque nos dan fruta para el alimento”.

Asimismo, la niña Karime González, coloreó árboles y flores como una manera de hacer consciencia del cuido que se debe dar a la madre naturaleza.

“Aprendí que no se debe cortar los árboles porque nos dan la sombra, el fruto y oxigeno”.

Esta convivencia entre niños y niñas junto a sus padres es una de las actividades que promueve el gobierno sandinista por medio de los ministerios e instituciones.

inafor

inafor

inafor

inafor

inafor

inafor

inafor

inafor

inafor