La Compañera Rosario Murillo, Vicepresidenta de la República destacó este martes 10 de julio como un nuevo día para construir la paz, y otro día para seguir construyendo seguridad, tranquilidad paz y vida, para todos y con todas las familias nicaragüenses, y un nuevo día para el cariño, para el entendimiento, para la búsqueda de consensos en nuestra Nicaragua, desde la familia, el hogar la comunidad.

Para “ponernos todos de acuerdo en el mandato de Dios nuestro Señor que es el que debemos llevar a la práctica, hacer realidad en Nicaragua: amarnos los uno a los otros, vivir en armonía, buscar en la concordia, buscar desde el encuentro de todos por el bien de todos, como Nuestra Nicaragua sigue adelante, sale adelante porque sabemos que vamos delante de la mano de Dios, que vamos adelante construyendo nuevos tiempos de victorias para su gloria, que vamos adelante, lo sabemos, en nombre de Jesús. Que vamos adelante, y eso para nosotros compañero, compañera, es motivo de inmensa satisfacción porque sabemos que es la unidad de todos por el bien de todos, lo que hace posible que podamos cumplir con el mandato de Cristo a nuestra Nicaragua, amarnos los unos a los otros".

Agregó que este martes 10 de junio, nos sentimos profundamente comprometidos todos y cada uno, con la seguridad, con la paz, con la vida, en esta Nicaragua donde debemos hacer realidad los sueños de todos en primer lugar, forjando seguridad paz y haciendo que respetemos todo el derecho a la vida y al ejercicio de los derechos fundamentales de todos los nicaragüenses.

La Compañera Rosario se refirió a que nuestro gobierno dio a conocer una declaración que circuló por todos los medios de comunicación donde lo más importante es que está legítimamente constituido como Estado y Gobierno y en base a nuestra constitución y las leyes, nuestro Gobierno está defendiendo la seguridad, la paz, el derecho a la vida, el ejercicio de los derechos fundamentales de todos los nicaragüenses.

“Porque tenemos el deber de hacerlo, incluyendo el derecho a la libre circulación de las personas, vehículos y mercancías, en todo el territorio, es nuestro primer deber y lo estamos cumpliendo, ese es el compromiso de nuestro Comandante Daniel, garantizar el trabajo, garantizar todos los derechos, garantizar el derecho a la seguridad y a la vida para que nos sintamos restaurados en la tranquilidad que teníamos y en ánimo y el aliento que teníamos y tenemos".

Rosario leyó una reflexión que le enviara un pastor basada en oraciones y en pasajes de la biblia.

“Tus guardas en completa paz a quien siempre piensa en ti y pone en ti su confianza”, Isaías 26: 3 y en Corintios 15: 58 “Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano”.

"Mensajes para la reflexión para nuestra práctica", reflexionó la compañera.

“Somos un pueblo de fortaleza indestructible y por eso sabemos transcender con valentía en victorias y en el nombre de Jesús todos los retos, todos los desafíos, todas las perversidades oponiendo el bien, el bien, porque el amor como sabemos es más fuerte que el odio en este país hay tanto amor que se impone y vence el odio en el nombre de Jesús”.

“Vamos ganando la paz, vamos ganando la seguridad, vamos restaurando el aliento, el cariño la vida, vamos alcanzando cada día, pequeñas y grandes victorias, gracias a Dios, vamos en victoria. Siempre será 19, siempre será Julio victorioso”.

“Rendimos homenaje a todos los hermanos nicaragüenses que han dado la vida por Nicaragua, siempre será 19 y siempre con aliento de triunfo de victorias y en amor cristiano, socialista y solidario, con el compromiso de nuestro comandante Daniel de garantizar los derechos de todos los nicaragüenses vamos hacia un futuro que entre todos debemos hacer cada día mejor”.

Su solidaridad con la familia del compañero Javier Antonio Cárdenas

En este sentido la Compañera Rosario Murillo también se refirió a la triste noticia de la muerte del compañero Javier Antonio Cárdenas Castillo quien falleció en Waslala este lunes, mientras celebraba la liberación de ese municipio. Le dio un infarto. 56 años, combatiente historio, participó en la insurrección de Los Niños de Matagalpa en 1978, y en el 79 en la lucha de liberación. “Queremos darle a sus hijos, nuestro abrazo, a su compañera y también a su mamá, la profesora jubilada Sonia Castillo Avilés”, remarcó.

“Compañero, compañera, otro hermano pierde la vida, en estos momentos en que vamos de victoria en victoria gracias a Dios y de su mano y para su gloria, pero esta vez como consecuencia de una enfermedad cardíaca. Así se construyen los triunfos, las victorias. No todo es fácil, hay momentos duros, durísimos para la familia que pierden seres queridos, pero lo más importante es que con la fe que a todos nos anima, nos alienta. Cada día sabemos que vamos adelante y sabemos que el espíritu de todos estos compañeros, ese ánimo, esa determinación, esa convicción de victoria llena cada día de nuestras horas, de nuestros días y cada uno de nuestros propósitos de seguir, de continuar, de ir adelante restaurando la paz, la seguridad, la vida, la normalidad en la vida y el afán de obtener con nuestro trabajo prosperidad en esta Nicaragua de cristianismo y de solidaridad”, enfatizó.