El último boleto a las semifinales del Mundial lo tomó Croacia en el estadio Olímpico de Sochi, tras un encuentro que se definió a penales. venciendo a Rusia por 4-3, tras un empate 2-2. 

Tanto anfitriones como balcánicos mantuvieron la tensión en todo momento, con un juego defensivo y aéreo. Fue el ruso Denís Cheryshev, quien a los 31' logró una superioridad que duró sólo ocho minutos, porque a los 39' los croatas volvieron a igualar tras un gol de Andrej Kramarić.

El empate llevó a las escuadras a la prórroga, y fue en el minuto 100' cuando Domagoj Vida parecía haber sentenciado la suerte de los rusos, clasificando momentáneamente a Croccia. 

Pero Mario Fernández, segundos antes del pitazo final, al minuto 115', logró arrastrar a Rusia a los penales.