La ciudad francesa de Nantes vivió nuevos disturbios en protesta por la reciente muerte de un joven durante un control policial, por lo cual 11 personas fueron detenidas en las últimas horas, informaron hoy fuentes policiales.

Por segundo día consecutivo, grupos de jóvenes de esa urbe incendiaron edificios y automóviles durante la noche y la madrugada, por lo cual las fuerzas de seguridad intervinieron para dispersarlos con gases lacrimógenos.

Un total de 11 personas fueron arrestadas y al parecer cuatro son menores de edad, según las fuentes citadas por la prensa local.

El origen de los disturbios es la muerte el martes último de un joven de 22 años, identificado como Aboubacar Fofana.

El incidente ocurrió en un control nocturno en una carretera; según las declaraciones de los policías, el muchacho golpeó a un policía y en respuesta otro uniformado le disparó para neutralizarlo.

La bala alcanzó la carótida y el joven murió al llegar al hospital, mientras los agentes afirmaron que se actuó en legítima defensa.

Pero los habitantes del barrio de los hechos desmintieron esa versión y aseguraron que fue un abuso de la policía.

Ante la indignación ciudadana y las protestas, el ministro de Interior, Gerard Collomb, aseveró que 'se movilizaron todos los recursos necesarios para apaciguar la situación y evitar nuevos incidentes'.

Asimismo, sostuvo que solo corresponde a la justicia y sus investigaciones aclarar las circunstancias de la muerte del automovilista.